« Los editores crean una 'web' que ofrecerá información sobre todos los libros disponibles - ROSA MORA | >> Portada << | Un drama mal resuelto - Juan Antonio Alvarez Reyes »

Abril 08, 2006

LA PIEDRA HABITADA - JUAN JOSÉ SANTOS

Aitortiz
La última obra de Aitor Ortiz -Bilbao, 1971- habita las salas de la Galería Max Estrella y del Museo Artium de Vitoria de manera simultánea. Y en ambos espacios, el fotógrafo interviene en las paredes haciéndo de su trabajo algo más que una mera exposición de instantáneas.

Al igual que sus paisajes, que son algo más que una simple muestra de volúmenes inmensos, de un juego de luces y sombras. Las imágenes de su serie Muros de Luz generan arquitecturas mentales, sensaciones de aislamiento, frío y misterio.

En los anteriores retratos sin figuración de Ortiz -Destructuras (2000) y Modular (2002)-, el bilbaíno cuestionaba el avance del hombre desde las monumentales construcciones romanas, en las que no se tenía en cuenta la escala humana y cuyo objetivo era simular el poder del imperio frente al hombre, y las actuales edificaciones de hormigón, de funcionalidad y estética dudosas. Tampoco está de más recordar el origen de Aitor Ortíz, la ciudad de Bilbao, con un perfil industrial que sin duda ha influido en la obra del fotógrafo.

Un recorrido por las fotografías -manipuladas digitalmente- tomadas en las canteras de mármol de Markina, en Vizcaya, nos sugiere una cuestión similar. La habitabilidad de espacios aparentemente inhabitables. También podemos establecer un paralelismo entre los refugios prehistóricos -las cuevas- y los agujeros poblados de la ciudad futura de Ortiz, una materialización de los sueños y de las pesadillas de aislamiento, de soledad y de incomunicación propios de la sociedad posmoderna.

Max Estrella acoge las fotografías, que aspiran con éxito a la tridimensionalidad, gracias al juego de volúmenes y a la utilización artificial de la luz, pero también gracias a las imágenes tomadas de las propias salas de la galería que, colocadas estratégicamente, engañan mediante trampantojo al visitante introduciéndole en la idea del fotógrafo. Un concepto que pretende desconcertar y aturdir, impactar y ante todo estimular la reflexión del observador.

Muros de Luz es producto de una evolución en la iconografía del autor, y es una exposición que necesita de la imaginación del espectador, quien es a su vez observado por esas piedras nervadas, con vida, que a veces nos protegen y otras nos dividen.

Enviado el 08 de Abril. << Volver a la página principal <<

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por registrarse, . Ahora puede comentar. (salir)

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del dueño del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).


¿Recordarme?