« « Globos sonda », calma chicha - Fernando Castro Flórez | >> Portada << | Daniel Buren, un espíritu rebelde - José Luis CLEMENTE »

Mayo 14, 2006

100 espacios sólo para ver vídeos - Paula ACHIAGA

Originalmente en EL CULTURAL

17226 1
The place for video art lovers (o el lugar para los amantes del videoarte) es el lema o anuncio de Loop para intentar llevar a Barcelona a todos los que, efectivamente, se sientan atraídos por la imagen en movimiento, por el lenguaje de los artistas de hoy. En la feria, unas 50 piezas de entre 2 y 132 minutos de duración se podrán ver en el Hotel Pulitzer a partir del 19 de mayo. Pero, en realidad, Loop ya ha empezado. Las actividades de OffLoop, el festival que arropa, con el apoyo de instituciones y centros públicos y privados, a la feria, ya han comenzado y continuarán hasta el 21 de mayo. En el certamen participan desde CaixaForum hasta la Fundación Tàpies o la Miró, pasando por el MACBA, el CCCB, el Centro Santa Mónica, el Palau de la Virreina o Caja Madrid, por citar sólo algunos ejemplos de los más de 100 espacios (incluidos lugares de ocio, tiendas y restaurantes) que realizarán otras tantas proyecciones, muestras y acciones por la ciudad incorporándose al “movimiento vídeo”, que hoy impregna la vida artística en Barcelona.

Plataforma alternativa
Pero esto es sólo un aperitivo para introducir el plato fuerte: Loop Fair’06, la primera feria dedicada exclusivamente al vídeo a nivel internacional y, desde luego, única en España, que celebra ya su tercera edición. “Precisamente esa especificidad es lo que la hace realmente interesante. Hay tantas ferias que lo bueno es que las nuevas estén muy especializadas, que sean una plataforma alternativa”, dice Manuel Borja Villel, director del MACBA, centro participante que, además, adquirirá la pieza que gane uno de los premios que otorga Loop.

Otra de las claves del evento es su clara vocación internacional: sólo 12 de las 42 galerías que participan en la feria son españolas, lo que significa que hay un 72 por ciento de participación foránea. “Las galerías son elegidas por nuestro comité de selección formado por la galerista Anita Beckers, de Frankfurt, y el coleccionista Jean-Conrad Lemaitre”, explica Carlos Durán, responsable de la galería Senda y uno de los tres directores de la feria junto con Emilio Álvarez, de la galería Dels Àngels, y Llucià Homs, de la galería que lleva su nombre. “Otro dato a tener en cuenta –continúa Durán– es que, debido a la limitación de espacio, ha sido imposible incluir a la totalidad de espacios interesados, entre los que había varias nacionales y alguna extranjera”. Y, por supuesto, y como subraya Montse Badía, comisaria independiente y participante en una de las mesas que la feria organiza en el programa Video Feedback, “la apuesta por la calidad es otra de las claves de su éxito”. No olvidemos que 6.000 personas pasaron por el Hotel Pulitzer el año pasado. Este año, podrán ver allí 40 estrenos, primicias para la feria.

Uno de los objetivos de Loop es, lógicamente, el fomento del coleccionismo, de un coleccionismo diferente también al tradicional, como explica Borja Villel: “Las obras para colgar en el salón de casa ya son cosa del pasado. El vídeo/cine implica una experiencia artística distinta y como tal hay que comprarlo, quizá más como un archivo”. “Es más difícil el coleccionismo privado que el institucional para este tipo de obras”, dice Montse Badía. “Desde la institución –sigue– es evidente la necesidad de tener aquellos trabajos que responden al espíritu de su tiempo. Pero el comprador privado debe de cambiar su concepción de colección y entender que no va a poseer una obra única y original; son trabajos que no están siempre visibles”. Pero por Loop pasa mucha gente. “Hemos visto coleccionistas de pintura interesarse por las piezas y preguntar precios”, comenta Emilio Álvarez. Y no hay duda de que esa actitud está cambiando a lo que ayuda también la oferta, explica Llucià Homs: “El medio está evolucionando conforme lo hacen las nuevas tecnologías y hoy, plasmas de 60 pulgadas son pantallas de visionado con tamaño y calidad espectaculares. Y a un precio razonable”.

El tiempo y el museo
Y para los artistas el vídeo tiene las características de una obra de arte compleja y completa: “Se incorpora el elemento narrativo, el tiempo y la movilidad. Es muy práctico, hay centros que no se pueden permitir el pedirte una gran escultura pero siempre pueden conectar una pantalla”, explica Jaime Pitarch, uno de los autores españoles presentes en la feria (Dels Àngels). Y del tiempo, para Eugenio Ampudia (en Loop con Max Estrella) “lo importante no es sólo la duración, sigo jugar con él, paralizarlo, adelantarlo, atrasarlo... Y es importante el audio que implica una ocupación total del espacio”.

Aunque para que el vídeo acabe de cuajar, todavía hay mucho por hacer, “en cuanto a su producción, conservación, distribución”, dice Carlos Durán. Pero sobre todo en cuanto al modo de exposición, para que el público se acerque más hace falta un cambio en las estructuras museísticas. “Hoy día están pensadas para ver las obras paseando, al modo decimonónico –explica Villel–. Hay que repensar el museo. Tampoco hay que pretender ver toda la película, a veces no son obras concebidas para ser vistas en su totalidad”. Buen consejo para los que se acerquen a este Loop’06.

Enviado el 14 de Mayo. << Volver a la página principal <<

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por registrarse, . Ahora puede comentar. (salir)

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del dueño del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).


¿Recordarme?