« La revolución de los círculos negros - ÁNGELA MOLINA | >> Portada << | Viaje hacia un mar inmóvil, 24 pájaros por segundo - JUAN BUFILL »

Mayo 14, 2006

Respirar-Una mujer espejo - JUAN JOSÉ SANTOS

04 Kimsoojapalaciocristal
Tras el complicado aunque sugerente título Respirar-Una mujer espejo se esconde el último proyecto multidisciplinar de la coreana Kimsooja (1957). Atrás quedan sus vídeos y sus bottari (telas con los que envuelve ropas u otros objetos). Ahora su interés se centra en una idea que exige más que nunca la participación del espectador, una instalación que gravita en la franja que separa el arte conceptual del ocio más accesible.

El Palacio de Cristal del Parque del Retiro es un espacio muy difícil de manejar si lo que se quiere es mostrar un proyecto de arte contemporáneo, pero la artista ha sabido utilizar, sin intervenir en la arquitectura, la planta de cruz griega del Palacio. Ha logrado fuisonar como nadie antes lo habia hecho el continente con el contenido.
En la estructura acristalada ha colocado una película de difracción translúcida y en el suelo espejos, que reflejan los colores del arco iris provenientes de la bóveda esquifada. El sonido es el segundo elemento que entra en juego, reproduciendo su performance sonora The Weaving Factory: Una primera parte registra la nerviosa y agobiante respiración de Kimsooja y posteriormente llega la calma con una especie de cántico mantra.

Este sonido relajante unido a que hay que descalzarse para pisar los espejos del suelo, hacen de ésta una experiencia en la onda del chill-out festivalero o del arte-relax.
Porque así es como te deja la visita al Palacio de Cristal. Uno entra en el Retiro y ya comienza a echar en falta el ruido y el humo de la ciudad de las obras. Penetra en este edificio que es ya el cuerpo de una mujer, y escucha y se adormece con su respiración, al principio agónica, y después sosegada. En calcetines se tumba en su útero como un bebé a punto de nacer, y tras la paz de este refugio, regresa a la estridente realidad madrileña, la del ecologismo-chic y del parquimetrismo feroz.
Para el espectador más sensible, Kimsooja ofrece una experiencia artística integral y una reflexión acerca de la vida moderna (o posmoderna) y del papel que juega la mujer en ella. Para el espectador-turista-chandal-gafasGucci, Respirar-Una mujer espejo supondrá algo así como una clase de yoga avanzada, una alternativa a los patitos del estanque. En cualquier caso, la visita es productiva.

Enviado el 14 de Mayo. << Volver a la página principal <<

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por registrarse, . Ahora puede comentar. (salir)

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del dueño del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).


¿Recordarme?