« Buenas prácticas, mejor cultura - José Manuel Costa | >> Portada << | Una colección de tiempo encapsulado. Fernando CASTRO FLÓREZ »

Diciembre 09, 2007

Lo cultural es político - José Luis Brea

Hace unos días, en los comentarios de estas mismas páginas, Juan Antonio Ramírez se quejaba del secretismo que estaba rodeando el proceso de la elección del director del Reina. No parecía que el momento fuera el más adecuado, cuando precisamente lo que estaba en cuestión era, antes bien, o la posible falta de discreción ministerial o la de rigor profesional de los periodistas que propagaban bulos –finalmente se evidenció que se trataba de esto segundo- obstruyendo con ello el proceso, en tanto las condiciones en que la convocatoria se había hecho pública (incluyendo cláusula de confidencialidad) podían estar siendo incumplidas, o amenazadas intencionadamente. Lo cual ciertamente era grave y obligaba a tomar posición sin ambages.

Si, sin embargo, salvamos ese hecho y circunstancia –lo improcedente de la queja en el momento en que se hacía- creo que en parte es obligado reconocer que algo de razón no le faltaba. En efecto, y aunque parece obvio que entre los intereses propios de los candidatos estaría el preservarse el secreto de su concurrencia, en cambio parece lógico reconocer que el interés de la ciudadanía estaría quizás más cerca de que pudieran saberse tanto los nombres de los candidatos –en realidad esto es lo de menos- como, y sobre todo, conocerse sus programas, sus propuestas y proyectos museológicos: que éstos en efecto pudieran ser públicos y que todos pudiéramos saber por qué se elige entre unos y otros –con qué criterios de valoración, con qué fundamentos, pero sobre todo persiguiendo qué políticas.

En relación con esta cuestión hay dos temas que me parece necesario intentar clarificar.

El primero, la necesidad de despersonalizar la elección. Aquí no se trata –o no debería tratarse- tanto de “elegir personas” como de elegir una política, de orientar (en relación a unos objetivos generales) el funcionamiento de un centro para conseguir que encuentre su lugar tanto en el contexto internacional como para el público al que se dirige y el ciudadano al que se debe. Y si bien resulta indiscutible que son las personas las que realizan las políticas, me parece igualmente obvio que en primer lugar deben definirse éstas y luego, sólo después, la persona más adecuada para desarrollarlas.

Lo segundo tiene que ver con un equívoco que me parece demasiado instalado: la turbia especie de que el objetivo fundamental del famoso “documento de buenas prácticas” sea, en cierta forma, proteger corporativamente a los profesionales del arbitraje de los políticos. En mi opinión, no se trata de eso, y de ninguna manera debería tratarse.

Para empezar, creo que conviene no olvidar –parafraseando consignas ya sobradamente asentadas- que “lo cultural es político”, y que, si se me apura, y en los tiempos que corren –en tiempos del estado cultural de Fumaroli, en tiempos del capitalismo cultural de un Rifkin al que se ha convertido justamente en asesor de Zapatero-, hasta puede que (lo cultural) vaya camino de convertirse en incluso lo central por excelencia de lo político, o por lo menos en uno de los escenarios fundamentales de la propia acción política; uno en que las decisiones tienen que tomarse con el sentido estratégico más avezado y atento a cuáles puedan ser los intereses de los colectivos representados.

Por supuesto que lo evidente es obvio, y lo que es obvio es que ya no se podía seguir consintiendo ni una elección más en que politicastros de cuarta (por ejemplo) decidieran poner o quitar a capricho de sus puestos –eligiendo a dedo a personas totalmente incapaces (por ejemplo)- a los gestores culturales: pero no hay que olvidar que si hacían esto de un modo tan escandalosamente arbitrario era justamente porque a lo cultural le daban cero importancia política (que me expliquen si no cómo podían nombrar a semejantes incompetentes); porque no lo consideraban sino el florero y la fachada ornamental para sus ampulosos y vacuos actos de seducción dirigida a las opiniones públicas más supuestamente cautivas de las manipulaciones periodísticas (y aquí que su encadenamiento a los caciques de suplemento periodístico resultara inevitable).

Pero eso –y la necesidad de acabar con ello- es una cosa, y otra bien distinta es que se pretenda que el nombramiento de los directores de las instituciones tenga que, a partir de ello, estar por encima de las definiciones de cada política cultural a cuya libre elección no sólo cada gobierno tiene derecho, sino incluso cada ciudadano -en su respectiva elección de un gobierno u otro- lo tiene también.

Porque lo cultural es efectivamente político, –e incluso “economico-político” diría, en el sentido más estricto y completo: y es eso lo que multiplica la responsabilidad de implementarlo adecuadamente- es muy importante que en sus actos electorales los partidos definan muy bien y con mucho rigor cuáles son las políticas culturales que piensan llevar adelante, de tal modo que si consiguen el refrendo de los ciudadanos para ello se obliguen a, efectivamente, ponerlas en funcionamiento, y lo hagan eligiendo entonces para ello a las personas adecuadas, de tal modo que éstas nunca puedan estar por encima de las políticas, que son las que tienen la legitimidad de la elección ciudadana.

Me parece que todas estas cosas deberían ya empezar a afinarse.

Se da la circunstancia de que el partido que está en el poder se tomó –diría que por primera vez- muy en serio definir sus políticas culturales en el anterior programa electoral. Después se ha tirado un buen montón de años -de sus años de gobierno- incumpliéndolas, es cierto, pero ahora por fin parecen iniciar el camino de la responsabilidad y de ello no podemos sino felicitarnos. Porque efectivamente vivimos tiempos en que las políticas culturales no pueden considerarse asunto baladí ni formas subsidiarizadas de otros escenarios de ejercicio de lo político supuestamente más “serios”.

Así que no confundamos las cosas. Es estupendo que se haya roto por fin con los viejos malos hábitos de menospreciar las políticas culturales como subpolíticas –y en función de ello obrar como se obraba en ese terreno con parejo menosprecio-; pero cosa bien distinta es amparar con ello un proceso interesado de despolitización de la cultura o, peor todavía, de defensa interesada de los intereses corporativos (si el asociacionismo incipiente en nuestro país acabara sirviendo sólo a ello, en mala hora) de los “profesionales” .

Hay un trabajo muy sutil que hacer al respecto, y diría que ésta es una tarea que queda en las manos de los varios equipos nombrados por el ministerio. A fecha de hoy, y aunque no todas sus actuaciones han sido totalmente impecables (por ejemplo, el premio nacional de fotografía al mismo autor al que, con estrepitoso fracaso y sospecha de amiguismo cegato, se llevó a la Bienal de Venecia última es un pequeñito escándalo, que no debería repetirse), sí hasta ahora la mayoría.

En el “comité de expertos" designado para proponer director para el Reina va a recaer ahora efectivamente la responsabilidad inmediata de conciliar por primera vez la expectativa corporativista de las "asociaciones profesionales" con la legítima exigencia ciudadana de cumplimiento de unas políticas culturales comprometidas por el programa electoral anterior (ya se verá en qué queda el que venga).

Bueno sería entonces que no olvidaran que no eligen, meramente, personas, que no se buscan "estrellas" (basta ya de tomar al director de museo por lo que no es, debería empezar a cuestionarse el exceso de poder y autoridad intelectual que se les atribuye, siendo en general tan escasa la que realmente tienen). Sino que se deben buscar personas adecuadas para llevar adelante unas ciertas y determinadas políticas. Si tienen dudas de cuáles, que revisen el programa electoral votado por los ciudadanos o, con no menos interés, le echen un vistazo a los documentos que el ministerio ha manejado en su reciente seminario sobre “institucionalización de la cultura”. Aunque no falten motivos para someterlos a la criba de una crítica inclemente, cuando menos demuestran que el equipo que ahora maneja los hilos de esta política –de lo cultural- sabe bien si quizás no del todo lo que hace, al menos sí lo que querría hacer.

Esperemos que, con esa visión, “el elegido” no caiga sobre nuestros torturados destinos de consumidores culturales como una especie de mesías salvapatrias llegado de no se sabe qué fabuloso planeta exterior para redimir de su mediocridad un centro con demasiados problemas estructurales, sino como un modesto especialista que realmente asuma haber sido elegido no para ejercer –como los que le antecedieron- de sí mismo (en su trágica y triste mediocridad respectiva): sino para desarrollar un mandato que, canalizado por lo político, proviene en su origen último de la congregación de voluntades que llamamos ciudadanía …


Enviado el 09 de Diciembre. << Volver a la página principal << | delicious

Comentarios

Desde luego habría que añadir al documento de "buenas prácticas" la exigencia de hacer públicas, aunque fuera después de haberse efectuado la elección, las diversas propuestas recibidas a concurso. Eso permitiría el análisis y la reflexión de la mayoría sobre las decisiones tomadas en cada caso, cosa del todo imposible si solamente se hace público el proyecto escogido.
De todos modos, velar por el anonimato de los participantes me parece fundamental; pero con que se hicieran públicas a posteriori, en línias generales, las directrices y objectivos de cada proyecto, habría de hecho más que suficiente para que la ciudadanía pudiese realizar su deber crítico implacablemente y con información suficiente, establecer su diagnóstico sobre las decisiones (como bien dices, políticas, necesariamente) tomadas y medir su lealtad para con la administración que desarrolla esas políticas.


Respecto al asunto de "complementar la idea de que la cultura es política con otra de que la política sea cultura" ver lo que expresa Antonin Artaut en Messages Revolutionaires:"[...] puisque les hommes politiques ont remplace les artistes dans la conduite des affaires publiques [...]" (p.104 Ed. Gallimard 1971)


Hablas, José Luis, de afinar y de priorizar las políticas culturales sobre los personalismos. Nada más necesario y sin embargo alejado, salvo en raras ocasiones, de este debate. Las fobias, filias y mayor o menor proximidad a quienes tiene la responsabilidad política de definir los objetivos y condiciones en que va a desarrollar su tarea la persona finalmente elegida han teñido todo el proceso. Probablemente no podía ser de otra forma dadas las lamentables prácticas seguidas hasta ahora. Sin embargo, pienso que habrá una primera ocasión de evaluar tu bienintencionada, -ya que no la creo ingenua-, distinción entre saber y querer hacer: cuando se haga público el nombre. Entonces deberían hacerse públicos igualmente el proyecto que se va a desarrollar y la política cultural del Ministerio a la que responde.


gracias por tu comentario. seguro que tienes razón en la necesidad de complementar la idea de que la cultura es política con otra de que la política sea cultura (en este punto te invitaría a elaborar más tu idea, que me parece muy sugerente).

pero lo que quisiera aclarar es que mi apuesta no es a favor de que se elija a un gestor -nada más lejos de mi propuesta, si eso es lo que se entiende me he expresado mal. mi apuesta es a favor de que se elija a ese director "políticamente", es decir, desde la conciencia de que lo que importa es que la persona sea la adecuada para llevar adelante un cierto programa político, que sea aquel que los ciudadanos han refrendado. creo por tanto que la figura que propongo estaría lejos de la del gestor neutro y profesional.

pero sobre todo lo dicho: gracias por la amabilidad y el tono constructivo de tu comentario.


Interesantísimo artículo, si señor. Casi todas las fronteras se están cruzando, tanto las externas como las internas, todo parece volver a reunirse en una especie de diálogo compartido.
Acerca del carácter de gestor del "elegido" quizás discrepo, no es posible defender las implicaciones políticas de la gestión de la cultura y después subsumir la cultura a los intereses de la política. Si la cultura es política, también la política es cultura, hemos de avanzar por la senda de lo cultural hasta llegar al núcleo de la política y no viceversa. Pienso que la congregación de voluntades es antes que política, cultural. Con lo que yo sí que buscaría un cierto carácter cultural al "elegido", un carácter si se quiere secularizado, pero sin llegar a negar la personalidad individual en favor de la comunidad, no porque no sea posible, sino porque hará falta adecuarla para sacar lo mejor de sí, negarla, no hace falta.


Publicar un comentario

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del dueño del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: