« Anti-arte contra no-arte - KIKO AMAT | >> Portada << | El calambur de la novia - IVAN BERCEDO / JORGE MESTRE »

Junio 29, 2008

La sonrisa hermética - ANDRÉS HISPANO

Originalmente en La Vanguardia

La herencia indirecta de dadá puede haber recaído en la televisión, sobre una nueva generación de humoristas que se han abierto espacio en franjas adultas que, desde el año 2001, han creado canales televisivos como FOX, Cartoon Network, o MTV.

No es que esos creadores jueguen al absurdo, en la tradición británica del nonsense que tan bien ejercieron los Monty Python, es que son expresamente herméticos y con ganas de no parecerse a nada conocido. Aún más, se permiten atropellos formales de imposible digestión, como el célebre episodio de Wonder Showzen (2005) que llegado a los quince minutos de su ecuador se emitió marcha atrás excusando que así revertirían "cualquier daño causado por la baja calidad del programa".

Algunas de estas series okupan hoy franjas de canales que solían estar dedicadas al público infantil y juvenil. MTV quiso recuperar el prestigio de tiempos pasados, en los que disgustaba a los padres, ideando para MTV2 una noche demencial (Sic´em Friday)en la que emitir aberraciones tan creativas como el citado Wonder Showzen (un salvaje redux de Barrio Sésamo)o las incorrectas Andy Milonakis Show (protagonizado por un treintañero con problemas hormonales que le hacen tener el aspecto de un niño), Team Sanchez y Wildboyz (variaciones de Jackass).

La cadena FOX, que otrora lideró en el terreno de las series de animación adultas, ha reunido para España y Latinoamérica sus mejores títulos en el programa No Molestar,un cajón de-sastre en el que el canal más conservador concentra sus exitosas demoliciones de la familia norteamericana: The Simpson,Family Guy,Malcolm in the Middle o American Dad.A pesar de ello, desde 2007, la franja ha pasado a llamarse No Molestar! Envase familiar.

AdultSwim,por su parte, ha conquistado el prime time de Cartoon Network (hoy un canal compartido), con series tan radicales y deconstructivas que cuesta imaginar su público potencial, por no hablar de su rentabilidad. Sin embargo, no dan palos de ciego. Muchas de estas series están inspiradas en lecciones que la red proporciona, allí donde el cool se conforma misteriosamente, lejos de la lógica y el marketing, internet ha dado forma a un tipo de atención muy sensible a lo singular, sea cual sea su signo, ya que este es un valor seguro a la hora de compartir direcciones de interés entre comunidades de amigos. Lo extravagante, azaroso, increíble y espectacular comparte aquí valor con lo inmediato, indescifrable, irrepetible y tremendamente defectuoso. Y en la cumbre de todo ello, la serendipia, el hallazgo casual, a menudo evidente tan sólo a terceros.

El humor ya no es un lugar común, se ha convertido en un identificador más de tribus. En un signo exterior, en una señal. Yen esta carrera por la exclusividad, el sinsentido radical se ha convertido en sustancia muy preciada. El éxito, o deberíamos decir prestigio, de La Hora Chanante radica en que no gusta a la mayoría de la gente, es una paradoja que está volviendo locos a guionistas y programadores.

A principios de la década, BBC2 estaba a la vanguardia del humor, con programas que no sólo eran originales por su enfoque cómico, sino que a la vez eran perfectos ejemplos de esos nuevos formatos con que raramente tropezamos: Look Around You,The Office o Monkey Dust,por citar algunos de esos títulos legendarios, los más reconocidos e influyentes.

Pero este arriesgado liderazgo tardó poco en cruzar el charco. Desde mediados de década, varias series norteamericanas ostentan con justicia el trono de la excentricidad, lejos de la sofisticación británica, y próximas a la parquedad gráfica vista en internet (propia de herramientas como Flash,Shockwave),de la que también han adoptado la estrategia de buscar la notoriedad en los márgenes del gusto y la narratividad. De hecho, muchas de estas series nacieron en internet, donde todos sus autores se iniciaron en la animación y formatos de ficción breves.

Internet ha creado en pocos años su propio strange star system en el que el humor ha sido esencial, gags anónimos que han circulado por todo el globo, de PC en PC, como el niño alemán cabreado, o el torpe de los nunchakus. Existe un reciente videoclip de Weezer (Pork and Beans)que reúne a varios de ellos, en lo que podría considerarse una apresurada antología de los que han constituido, voluntariamente o no, los primeros hitos sinápticos en la red audiovisual.

Para quien ha tenido en la red su cuna creativa, el eclecticismo es mainstream,y por ello no debe sorprendernos el carácter de collage que tienen muchos de estos programas.

Adult Swim ha hecho un éxito de series como Aqua Teen Hunger Force (academia de frikismo coral que no tiene absolutamente nada de Teen ni de Aqua)o Robot Chicken (Action Figures animadas en historias grotescas), pero tiene sus expresiones más perturbadoras en Xavier: Renegade Angel (2007) o Tim and Eric Awesome Show, Great Job! (2007).

La primera es obra de John Lee y Vernon Chatman, que ya firmaron la controvertida Wonder Showzen,y , en la mejor tradición Dada, supone un ensayo de desaprendizaje, una regresión al 3D más infame y los guiones más impenetrables. Como ocurre en Tim and Eric... la voluntad de ignorar toda regla de estilo visual o atisbo de buen gusto, es firme y constante. No cultivan el feísmo, ni el frikismo ni ningún ismo. Su estilo proviene de un vacío, una currada ausencia de inercias culturales en las que huyendo de todo lo ya santificado comocool(el inmediato mundo viejuno), conquistan el finis terrae de las tendencias, la zona cero del arte: aquella obra ante la que es prácticamente imposible descubrir una filiación, un rastro de intención, consciencia... Aquello ante lo que sólo podemos exclamar ¿pero qué narices es esto?

Tim and Eric... es un buen ejemplo. En lugar de suponer una progresión formal respecto a la anterior serie de los mismos autores, Tom Goes to the Mayor (Tim Heidecker y Eric Wareheim, 2004), se trata de una depuración de la misma, más estilizada, igualmente deslavazada pero menos barroca... vamos, más menos. La serie se compone, como casi todas las citadas, de breves sketches recurrentes, en los que son habituales animaciones, personajes recortados contra cromas y un sinfín de efectos visuales obsoletos.

En clave nacional, supondría un cruce entre los cortos de Velasco Broca y el antitelevisivo Gabinete de Crisis.

De hecho, tan radical como sus series es la política gráfica y promocional de Adult Swim,decididamente austera, que se anuncia con voces computarizadas, logos anodinos y que apenas adereza el espacio entre una serie y otra. En su primera campaña, del 2001, se veía una piscina con viejos nadando mientras una voz a través de un megáfono gritaba "¡Todos los niños, fuera de la piscina!".

En otra de sus sonadas campañas, esta más elaborada, promocionaron la versión cinematográfica de Aqua Teen Hunger Force con paquetes bomba simulados, obra del artista Peter Berdovsky y el especialista en marketing Sean Stevens. Los paquetes se distribuyeron en Boston y alrededores en enero del 2007. Una broma que le ha costado dos millones de dólares a Cartoon Network y la renuncia de su director general y vicepresidente, Jim Samples. Cuando las grandes empresas juegan la carta radical, pueden ocurrir estas cosas. La cuestión es: ¿quién ha fagocitado a quién?

(Anotación que ya sabe el lector: no todas estas series se emiten en las diversas franquicias internacionales de los canales, pero a todas se puede asomar uno desde You Tube, el gran balcón audiovisual.)

Enviado el 29 de Junio. << Volver a la página principal << | delicious

Comentarios

Esto de adult swim lo emiten en tnt de digital plus. es muy bueno.


Publicar un comentario

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del dueño del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: