« Sarah Sze, metafísica de Nueva York - David García Casado | >> Portada << | El reality show de los mineros - Carlos Jiménez »

Octubre 22, 2010

Amor azul y otros palíndromos de Darío Lancini (un recuerdo inesperado)

luzazul.jpgParís, 13/3/77

Amigo Darío Lancini, acabo de recibir por Sergio Pitol su maravilloso OIRADARIO. Gracias, muchas gracias por estas horas fascinantes que he pasado con su libro, un libro interminable porque se vuelve a él una y otra vez, a solas y con los amigos, en plena calle, en pleno sueño. Me ha hecho usted un regalo que no olvidaré nunca. Al mostrarnos así las dos caras del espejo, nos enriquece en poesía, nos entraña aún más en el vértigo de la palabra. Gracias,

Con un abrazo,
su amigo,
Julio Cortázar

Oda

Román: en amoroso lecho,
honorable dama, hoy os ama
Román enamorado.
Teresa: Seré toda, Román,
en amor, ama soy. ¡Oh, amad!
El Barón: ¡Oh! ¡Oh, celoso Román enamorado!

Salta

se liga
se ata
se desata
es ágil
es Átlas

Amor azul

Ramera, de todo te di,
Mariposa colosal, sí,
yo de todo te di.
Poda la rosa, Venus.
El átomo como tal
es un evasor alado.
Pide, todo te doy: isla,
sol, ocaso, pirámide.
Todo te daré: mar, luz, aroma.

Eva y Adán

Al oírnos sonrió la Nada, Yavé.
Ácida Saeta
Al abad anonadaba
la atea sádica.

Alá
Yo soy de Mahoma
el dios.
Oídle a Mohamed.
Yo soy Alá.

Lato

¿Tres, seis o nueve?
Sólo se ve Uno,
Eco:
¿Dos o doce o nueve?
Sólo se ve Uno.
Sí, es SER Total.

Aves

Oros coge Ícaro
Llama, ora.
Cien aves se van
e Ícaro ama.
Llora, ciego coro.
Se vá.

Adán

¿Yo soy yo?… Dudo.
Dios:
Ah, el ateo paranoico
me emocionará, poeta.
¿Le has oído? Dudó y
yo soy nada.
Esto al sabio diré:
-Habla la Nike-
“Pasajero se corta
sus atroces orejas”
A Pekín al alba,
herido ibas, Lao-Tsé.
Esto a las ateas diré:
“Hoy yo soy yo”.
Sólo dile esto a Mao Tsé:
“El ídolo soy yo, soy yo”.
Herid, saetas, a Lao-Tsé.

El Río

Asoma Venus.
Osiris, ¡oh!
Asegurada la
balsa
río Elba
Fénix inefable
oirás
la balada.
Ruges, ¡ah!
Osiris os une.
Vamos a oírle.

Saetas

Al no reírnos oh,
Camacho oirá en
la boda devorar
a su amada.
Droga le dieron.
No reí de la gorda
dama; usa raro
vedado balneario.
¡Oh, Camacho!
Sonrieron las ateas

Enviado el 22 de Octubre. << Volver a la página principal << | delicious

Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: