« Subversión y consagración en la curaduría de exposiciones - Mabel Llevat Soy | >> Portada << | Tomorrow morning Delfi oracle will speak... - Jenny Holzer »

Diciembre 30, 2010

POP Político: Stereolab y el marxismo - Peio Aguirre

Originalmente en Crítica y metacomentario

stereolab.jpg Acabar el año con un post sobre música es la mejor manera de desearos un Feliz Año Nuevo 2011 lleno de sorpresas y producción. Sólo Stereolab podría desearos a vosotros, lectores y lectoras, esta deseada producción. Sin duda este grupo representa una fase de la producción donde la historia se solidifica en forma. No hace falta que Tim Gane y Laetitia Sadier esquiven elegantemente a los periodistas cuando les preguntan por influencia ideológica de la banda: situacionismo, marxismo, comunismo, etc. Stereolab no representan lo político, son políticos: quiero decir que su música es una forma de política. Esta música bebe de la fuente inagotable de la historia. La referencialidad de Stereolab no es citacionista, no es un metacomentario de los infinitos estilos musicales sacados de una gran cocktelera. Del mismo modo que el cine de Godard, Film Socialism por ejemplo, no es citacionista aunque recurra a la cita, siendo toda ella una gigantesca cita. En ambos casos, Stereolab-Godard, se da una historicidad de la forma. Una compresión de la totalidad que les antecede sintetizada en una nueva realización, donde destaca la alta productividad, las innumerables colaboraciones, proyectos paralelos, inacabados, en definitiva, una manera de producción.

Decía Godard que hacia 1965 tenía 100.000 personas en París que podían ver una de sus películas. Después de 1968 ya no tenía ese público ni en todo el mundo. ¿Qué decir de Stereolab? Una de las bandas que en la década de 1990 podía haber tomado una dirección más comercial, optando sin embargo por ese mismo modo de producción que lo determina y lo singulariza. ¿Quién no es capaz de emocionarse todavía con el comienzo de “Cybele’s Reverie” o con los coros de “Au Grand Jour”? La banda se repuso de la muerte de Mary Hansen, par vocal de Sadier, y ha seguido sacando discos, uno tras otro. El grafismo de su estilo musical equivale al diseño gráfico con el que maquetan su arte. Jugar con contenido social, letras que hablan de la lucha de clases y la emancipación; ese es el fondo, no la forma. Cuando Laetitia formó en 1996 la banda paralela Monade sacó un primer álbum titulado Socialism and Barbarie. Más recientemente una casualidad me ha recordado la militancia de Laetitia. Indagando en la obra reciente de Phil Collins, Marxism Today (2010), una actualización de qué queda del marxismo en la actual República Federal de Alemania a partir de retratos de profesores de la antigua RDA, se aprecia que la banda sonora corre a cargo de Laetitia. ¿Casualidad?
Y claro está, ¿qué podemos decir de ese alquimista de la ideología llamado Tim Gane?
Aún reconociendo que apenas he escuchado a Stereolab en esta década que dejamos atrás (exceptuando el álbum Doots and Loops) estoy en condiciones de afirmar que me son de una enorme influencia cuando pienso en cómo trabajan: Stereolab como un grupo concepto, como una forma, Tim Gane como autor, Sadier como poeta, etc. En cualquier caso, para satisfaceros un poco más, os dejaré un contenido, en la canción “Ping Pong”, y una forma “Retrograde Mirror Form”, tanto el primero como la segunda, marxistas.

Enviado el 30 de Diciembre. << Volver a la página principal << | delicious

Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: