« IMAGINARIOS POST-MEDIALES: DE LA HEGEMONÍA A LA CONTRAHEGEMONÍA VISUAL - Raúl Santos M. | >> Portada << | TECNOLOGIAS EXPANDIDAS/EDITORIAL CIBERTRONIC - Sara Fried »

Diciembre 12, 2010

Réquiem del artista invisible - David García Casado

clown_torture.jpgEn su autobiografía Without Stopping, Paul Bowles escribe que le resultaba repelente que la gente del ámbito de las artes y las letras tendiera a querer parecer distinta al resto de la sociedad. Él sin embargo tenía la convicción de que “el artista, siendo el enemigo de la sociedad, por su propio bien debe de permanecer tan invisible como le sea posible y ciertamente indistinguible del resto de la multitud”. Para Bowles el artista, el creador que tiende a asociar a su identidad una diferencia, una excepción que le concede visibilidad y da pistas al resto de los ciudadanos del tipo de actividad – creativa – que produce, en su desdén por la norma social, estaría reclamando un espacio de distinción dentro de ella.

Desde nuestro modo de ver la mistificación de la figura del artista y su separación en el seno de la sociedad como figura a la que se ha permitido el empleo de protocolos y tendencias extraordinarias ha generado una dinámica que deviene en perjuicio de la capacidad del arte para transformar realmente la cultura. La estética arty funciona como un modo de adscripción a la experiencia de lo contemporáneo del mismo modo que un fan llevando la camiseta de su grupo favorito; es una manera de reconocerse y distanciarse de la anacrónica masa a la que no le importa un bledo el arte ni la cultura contemporánea. De este modo el creativo, en lugar de intentar cambiar el estatus que le convierte en excepción, en rareza, lo asume como una posición de privilegio. Pero para el mercado no hay privilegios sino sectores de interés. Al igual que hay un sector de seguidores del fútbol también lo hay de seguidores de arte y cultura contemporánea; y aquí la fría maquinaria de la industria mediática no hace distinciones, a cada uno se le asigna un potencial de mercado. El individuo creativo, al mostrar su carácter excepcional en todas las facetas de su vida social no está yendo en contra del sistema sino que está trabajando para él como agente experimental.

El artista, atrapado en el rol de extravagancia que la sociedad le otorga, encuentra pocos resquicios desde donde ejercer una actividad profesional seria en la medida en que se asume que el trabajo del artista es la propia producción de rareza. Irremediablemente se ve obligado a responder a esta demanda social con grandes espectáculos: obras de arte impresionantes por la cantidad de recursos o tecnologías empleados en ellas pero cuya capacidad de cuestionamiento a menudo no pasa de la anécdota o el chiste.

El artista invisible, aquel que trabaja en contra de la lógica de identificación, visibilidad, novedad y espectáculo sencillamente no tiene cabida en el sistema de producción actual. Todo su potencial en una hipotética lucha de los derechos de los artistas como trabajadores culturales es anulado conscientemente por agentes museísticos e institucionales interesados en perpetuar la “clownización” del artista y su utilización como valiosa figura comodín. Como críticos, seguimos buscando sus rastros, capaces de darnos pistas más reales acerca del capital cultural existente que las que nos aportan los índices de audiencia y las cifras del sistema especulativo.

Enviado el 12 de Diciembre. << Volver a la página principal << | delicious

Comentarios

Me ha gustado tu artículo: hay muchísimos artistas de todos los ámbitos de la cultura fuera de los focos del mercado y sus instituciones.
Síguelos en los blogs


excelente articulo!! falta mas de esto!!


hola. estoy intentando saber quién es david garcía casado, y a quienes se refiere cuando habla de "nosotros...". pero no encuentro info en internet ni hay en este artículo un link que me pueda guiar. alguna pista por favor?
por lo demás completamente de acuerdo con lo que dice, fantásticamente expresado. me define al dedillo! pero vamos... que desde el colegio he sido rarito y no había nada que hacer, tan solo convertirlo en profesión y tirar para adelante con dos cojones.


Muy buen artículo.
De acuerdo en que hay mucho títere que vive del cuento dentro del arte, pero tan irresponsable es ese artista que vende su arte y sus ideales por dinero como aquel otro, el que denomina "invisible", que refugiado en su invisibilidad no lucha por lo que supuestamente defiende o trabaja.
Personalmente creo que quizás sea más culpable del lamentable estado del arte ese artista "invisible", individualista y en cierta forma también egocéntrico, que el papanatas que sale a la palestra vestido de clown. E incluso puede que a veces estos dos personajes se confundan en uno mismo. Un artista que se precie y valore el arte incluso por encima de su obra debería sentirse ofendido ante los contínuos ataques que hoy en día se celebran tan gratuitamente contra el arte sano (y el artesano) ya que sino es igualmente un traidor vanidoso. Creo que el veradero arte de hoy en día debería estar más en alzar la voz y protestar que en satisfacer el propio ego, sea visible o invisible. Pero difícil es ya que dos artistas trabajen juntos, para cuanto más, formar multitud. Un saludo


Muy buenos los comentarios. Saludos a los comentaristas !!
Y por supuesto me gustó la idea de que el artista experimenta dentro de sistema.


Totalmente cierto! la verdad es que los artistas somos como los enanos de la corte en época de Velázquez,
(él era pintor). El artista clown es el resultado de esa maniobra de cooptación al artista romántico y rebelde, transformándolo en un pelele más junto a toreros y actores... en resumen, que no tenemos escapatoria, que somos bufones y clowns y entertainers cortesanos variados y lo único que podemos hacer para remediarlo es dejar de ser Artistas for ever!! O sea escapar!!


Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: