« El caso de un título y un nombre - Sergio Chejfec | >> Portada << | En permanente fast-forward y rewind: Cuaderno [...] duelo - Jesús Andrés »

Junio 26, 2011

Europa 2011 - David García Casado

Europa.jpg "You will now listen to my voice.You will want to wake up, to free yourself of the image of Europa. But it is not posible". Lars Von Trier, Europa.

Toda una generación ha sido educada en torno a una imagen Europa de la que ya es imposible desprenderse.

Europa, como todas las identidades nacionales o supranacionalidades ha demostrado ser una mera imagen, un producto del poder para explotar riqueza material y humana. Mediante múltiples campañas y “proyectos culturales” se nos vendió Europa como un gran escudo protector que nos haría fuertes y competitivos económicamente, nos ofrecería ventajas insólitas a nivel laboral y nos otorgaría una nueva identidad moderna y prospera, el reverso intelectual y plural de la capitalista, desalmada cultura americana. El futuro está en Europa, nos decían.

Ahora nos damos cuenta de que todo era una fantasmagoría diseñada por la clase política y que las posibilidades laborales siguen ligadas a otras barreras o formas de exclusión mas sutiles e interesadamente sostenidas como son la lengua y la homologación oficial de títulos, diplomas y certificados de habilitación laboral. Por no hablar de la ausencia de convenios en los sistemas bancarios, redes telefónicas y un sin fin de materias de interés para los supuestos “ciudadanos europeos”, que son quienes en ultima instancia han pagado las medidas que han proporcionado ventajas a empresas y políticos. No así a los ciudadanos a los que tan sólo se nos ha concedido el titulo imaginario de un club con derechos imaginarios.

No sólo se ha pagado ese negocio privado llamado Europa con trabajo y dinero público, también se ha pagado colectivamente con moneda cultural. Hemos vivido el desmantelamiento o remodelación de instituciones como la Universidad adaptadas a planes como Bolonia, sistemas de créditos, masterización y privatización de la enseñanza con el fin de imitar modelos americanos pero cuyos contenidos difieren, permanecen sin homologar o carecen en definitiva de cualquier sentido práctico por mucho que esto sea el reclamo de dichos planes. Hemos vivido años en la inopia, creyéndonos bien guiados por el estado del bienestar cuando en realidad estábamos dando vueltas en círculo, como rueda de molino mientras otros cocían y se repartían el pan.

Desde la distancia, puedo ver nítidamente el desajuste de toda una generación, la mía propia, que se ha visto involucrada en proyectos falsamente humanistas de los cuales sólo atesoramos preciados recuerdos fragmentados y breves encuentros y amistades con otros europeos. Queridos extranjeros que han vivido también a su manera el tremendo desplazamiento -a la deriva- de nuestras culturas.

Enviado el 26 de Junio. << Volver a la página principal << | delicious

Comentarios

Muy bien dicho: desmantelamiento, la palabra más adecuada para sustituir a eso de la "construcción de Europa". Y ahora ¿qué?


Hola David tus palabras realmente me duelen y emocionan,me hubiera gustado leerte en aquel 2001 de nuestra Argentina donde vivo, no sé si vives en Europa pero qué descripción tán acertada y cruda,para un latino como yo,de abuelos daneses, me es muy raro escuchar cosas feas viniendo de Europa, por esa constante idealización que tenemos los argentinos con Europa,pero lo tuyo es claro, rotundo y realmente me ha hecho muy bien saber que hay jóvenes en Europa ha quienes no han vencido ni engañado.
Adelante colega adelante con esa fuerza iluminadora con la que escribes y seguramente vives!

Abrazo muy fuerte desde Buenos Aires, Argentina.


Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: