« Siempre tenemos París - Eduardo Febbro | >> Portada << | CON PUENTES Y SIN FRONTERAS* - Sara Fried »

Julio 22, 2011

Arctic Monkeys / Suck it and see - Raúl Guillén

Visto en jnsp

A no pocos se nos quedó cara de póker con canciones como "Brick by Brick" o singles como "Don’t sit down cause I’ve moved your chair", anticipos de este cuarto álbum de la banda de Sheffield. No porque fueran un bodrio, que no, sino porque, mucho más en sintonía con el sonido rudo de ‘Humbug‘, parecía que su huida del rock nervioso y excitante de "Fluorescent Adolescent" o ‘When the sun goes down’ era ya un hecho consumado. Con esos antecedentes llega Suck it and see, una nueva prueba para Arctic Monkeys, grupo permanentemente examinado por discos que no terminan de alcanzar la altura de sus impresionantes directos.

En "Suck it and see" son producidos de nuevo por el Simian Mobile Disco James Ford, que ya compartió los controles con Josh Homme en su obra previa y que, por tanto, colaboró en el desvío tomado por el grupo de Alex Turner. Un desvío que les llevó por un camino de rock pesado y stoner, primando la contundencia por encima del estribillo fácil, en el que los mejores singles eran medios tiempos. Y sin abandonar esa linde, en esta ocasión parece que Turner ha conseguido el equilibrio necesario para que el protagonista, aún conjugando solidez rítmica y fiereza en las guitarras, sea un brillo melódico que contagia en su positivismo. Si los mencionados avances del disco incidían en ese lado aguerrido, "Reckless Serenade" ya daba una idea de esta otra vertiente en la que por primera vez Turner aplica en sus canciones para Arctic Monkeys el mismo tono vintage que ha mostrado en The last shadow puppets o en sus proyectos en solitario.

El arranque con "She’s thunderstorms" y "Black treacle", en las que unos cuidados coros por parte del bajista Nick O’Malley y el batería Matt Helders se revelan como la nueva baza del grupo, es una brillante muestra que se perpetúa con bobalicón acierto en el estribillo de "The Hellcat Spangled Shalala" y sus “shalalalaaas”, en el precioso medio tiempo (de prolongado vals final) "Piledriver Waltz" o en la titular "Suck it and see", de aire innegablemente beat. Alex está enamorado o (mejor para nosotros) le han roto el corazón, y eso parece haberle hecho despertar una jugosa faz romántica que sabe explotar a lo largo de este deliciosamente breve álbum. El culmen de ese romanticismo podría ser "Love is a laserquest", una balada en la que Turner se engaña pretendiendo que esa chica era solo otra amante.

Lo mejor es que lo alternan, muy acertadamente, con la vena hard rock del single "Don’t sit down cause I’ve moved your chair‘ (con una letra bastante divertida en la que desafían con su inconformismo -ahí queda para los anales la frase “Baila la Macarena en la guarida del demonio”), las eficazmente rockeras "Brick by brick" y "All my own stunts" o la afiladísima y salvaje "Library Pictures". Los Monkeys logran así facturar su disco más brillante, equilibrado y sólido hasta la fecha, consolidando al fin su propuesta también en un estudio y probando, de nuevo, la valía compositiva de Alex Turner, sin duda uno de los mayores talentos surgidos de las Islas Británicas en la última década. Así de rotundo.

Enviado el 22 de Julio. << Volver a la página principal << | delicious

Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: