« SHADOWenetian - Oriol Fontdevila | >> Portada << | Resquicios - Daniel González Dueñas »

Julio 05, 2011

Waiting for Charles Filch: El Peor Pabellón - Dora García

Originalmente en The inadecuate

IMG_315x420.jpg While we wait for Charles Filch to come we entertain ourselves with “The Artist Without Works” and “Rehearsal/ retrospective”. Of course “Instant Narrative” is a continuum, of which we are going to start publishing the first fascicles. I am sure you are all looking forward to that.

Charles Filch could only come from on the 11th, and besides that, this month we only wait for the visit of Mr. Lazzarato – who will speak with me about the very great, and very forgotten by many, Catalan psychiatrist Francesc Tosquelles. François Tosquelles, since he spent most of his exiled life in France – he was the chief psychiatrist of the Republican army, civil war.

While we wait for Charles Filch, I feel the need to lick my wounds of artist in the Pavilion and I’ll do so in the comfort of this blog which I know so few people read: my husband, Martín the web designer, and that’s about it. So I will allow myself some liberties. Since most of my grudges are provoked by the Spanish press, I will continue in Spanish.

Todo parece residir en una serie de profundos malentendidos.

Cuando se ocupa este espacio, “El Pabellón” (que por razones de sonoridad y por las reminiscencias fálicas que empieza a tener para mí, comienzo a llamar desde hace unas semanas “El Pollón”) hay dos grandes malentendidos:

uno, que se representa a España (¿Pero a quién en España? ¿A sus artistas, a sus obreros, a la aristocracia, a la periferia, a todas sus regiones, a todas sus ciudades, a su historia, a su contemporaneidad, a su arte, a sus aeropuertos, a sus escuelas, qué es, permítaseme que me ponga en plan, qué cosa es España?)

y dos, que todo lo que se hace aquí se hace con dinero público y por tanto todo el mundo tiene derecho a opinar si se ha gastado bien o mal. Sin duda olvidan que en “España” casi todo en cultura se hace con dinero público, pero como ese dinero se filtra a través de instituciones o museos, a quien se insulta es a esas instituciones, y no como aquí, directamente al artista, como si fuera un muñeco de pim-pam-pum.

Además, he observado que profesiones a las que consideraba mejor informadas –los periodistas- parecen no tener ni idea de cómo se hace un presupuesto para un acontecimiento que ha de durar seis meses, con muchas personas que trabajan en ello (100 exactamente, incluyendo guardas, actores, coordinadores), con una publicación, con seguros, transportes, publicidad, préstamos, prensa, envíos – es una oficina que tiene que durar seis meses. Pero en fin, no nos perdamos en casuísticas.

España, pues, y el dinero público, son las dos razones por las que muchos te odian ya nada más cruzar la puerta del “P…llón”. Después, lo que haya dentro poco importa, siempre habrá razones para encontrarlo mal o bien. Se ha dicho que era una enorme pérdida de tiempo y de dinero. ¿Cómo se pierde el tiempo? muchos años llevo preguntándome cómo perder el tiempo, sin conseguirlo. En cuanto a perder el dinero, el dinero no se pierde, solo se transforma –puedo asegurar que ningún dinero se ha perdido aquí, todo ha ido a parar a alguna parte.

Otro prestigioso crítico (me he dado cuenta que en los periódicos españoles o hispanoparlantes nunca se pone la palabra “crítico” sin poner por delante “prestigioso”) me ha llamado imbécil. Mira, eso puedo aceptarlo. Por de pronto, la categoría de imbecilidad no me parece la peor en la que puede uno encontrarse. Como Carmelo Bene, considero que ser imbécil y abrir la boca lo suficiente puede permitirme el vuelo. De modo que no, imbécil no me ofende.

Sin embargo, mucho más me ha molestado – y sorprendido- que me llamen cínica. Para mi sorpresa, resulta que muchos han entendido que cuando hablo de “Lo Inadecuado” me refiero a mi condición particular. Como la Santísima Virgen, se me ha aparecido el “P…llón” y yo he dicho “no soy digna”. Y ahí es donde soy cínica –porque todo el mundo sabe que soy dignísima, que vivo para trepar, que solo he vivido pensando en el “P…llón” en los últimos años, y que finjo azoramiento como una prostituta finge virginidad.

En mi imbecilidad quizás no me había dado cuenta de cómo había ascendido hasta llegar a convertirme en segura candidata para el P…llón -tengan ustedes (ustedes, los que no leen este texto) presente que vivía en el extranjero desde hace veinte años, lo que explica también de paso que tenga trato con oscuros circuitos internacionales.

Debido a esta mi condición de extranjería pues nunca pensé que tuviera que representar a España ni que tuviera que justificar su gasto público.

Pero, es que la descripción “Inadecuado” no se refiere a mí- y una la verdad se sorprende de tener que explicar algo tan obvio.

La idea de este proyecto está imagino suficientemente explicada en el “intro” de theinadequate.net (¿alguien ha pensado en leer la nota de prensa antes de escribir un artículo, al menos un artículo en que se llama cínico al artista?)

Cito:

{«Lo Inadecuado» es una performance extendida hecha de objetos, conversaciones, monólogos, teatro, silencios y debates. Los protagonistas de esta performance múltiple y colectiva, que proceden de varias generaciones y se ocupan preferentemente de la escena cultural italiana como objeto de investigación, son expertos en la idea de Inadecuación. Los protagonistas de «Lo Inadecuado» representan posiciones independientes, underground, disidentes, no oficiales, marginales, exiliadas.}

Es decir, no estoy hablando de mí. Hay artistas por aquí en los Giardini que hablan de Estambul, otros de las olimpiadas, yo puedo, si me da la gana, hablar de Lo Inadecuado. Eso no define a nadie como turco, ni como atleta, ni como inadecuado.

En todo lo que se ha escrito (en español) sobre el P…llón, sorprende que hay cosas aquí que nunca han sido mencionadas, signos que se han pasado por alto inexplicablemente.

-Mi nombre no está en ninguna parte en el P…llón. No hay absolutamente nada en las paredes del P…llón- no hay vinilos, no hay logos, no hay título. ¿No se le ha ocurrido pensar a nadie que esto puede significar algo?

-A nadie se le ha ocurrido comentar que en este P…llón se encuentran los siguientes tesoros: un dibujo de Fernand Deligny; los microscripts de Robert Walser; cinco obras de Fabio Mauri; la colección completa de películas de Alberto Grifi, junto a películas de Alice Guareschi; una obra original de Gianfranco Baruchello; el archivo de “sensibili alle foglie”- una colección de arte y una editorial iniciada dentro de las cárceles de seguridad en Italia; reproducciones del museo Svevo/Joyce de Trieste; obras de artistas del “museo de arte italiano in esilio”; una obra original de Emilio Prini!; la famosa maleta roja de Uffici per l’Immaginazione Preventiva;- y en fin es obviamente un archivo de lo más florido de la escena disidente Italiana. Todo esto se ha pasado por alto, nadie ha pensado que era un archivo, nadie ha pensado a qué se refería este archivo. ¿Cómo es posible? No es una exposición, y por tanto nunca podrá ser juzgada como una exposición porque no lo es.

-Curiosamente, nadie ha hablado de dos videos que se proyectan aquí, salvo para decir -no cito textualmente pero era algo así- “muestra unos vídeos sobre internos en un hospital psiquiatrico” – claro, como “Otelo” va sobre una que perdió un pañuelo…

En fin, esto es un work in progress, seguirá este post: seguirá, y se modificará, y quizás, desaparezca.

Enviado el 05 de Julio. << Volver a la página principal << | delicious

Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: