« Cuando el detalle es el relato - Fernando Krapp | >> Portada << | Panayonqui 76 »

Septiembre 14, 2011

Lo Inadecuado - Jesús Andrés

Originalmente en Ceci n'est pas un cahier

inadecuado_dg.jpg "Lo Inadecuado» es el proyecto que ocupa el pabellón español en los Giardini durante la Bienal de Venecia 2011. «Lo Inadecuado» es una performance extendida hecha de objetos, conversaciones, monólogos, teatro, silencios y debates".
Extraído de http://theinadequate.net/intro/#espanol.

Dora García (Valladolid, 1965) puso en marcha en Todas las historias (2001) una operación similar a la que llevó a cabo Paul Auster en Creí que mi padre era Dios (2001). Auster recopiló en la radio cientos de relatos contados como historias verdaderas. García inició en la red una campaña semejante en la que invitaba a los internautas a escribir una historia. El performer que leyese todos los relatos habría leído todas las historias del mundo, pero dado que la operación estaba abierta, el volumen de relatos no dejaba de crecer, y siempre habría historias por leer. Y por escribir.

Paul Auster en Experimentos con la verdad (1982-2000), revela algunas de sus estrategias narrativas. En un inicio, el arranque de sus historias son hechos reales, como la muerte de su padre, de los que potencia determinados puntos de vista, determinados aspectos. Auster va de la verdad hacia la ficción, construyendo muy a menudo, como un juego de muñecas rusas, una ficción dentro de otra, y así sucesivamente. Para él todo comienza llevando un lápiz en el bolsillo.

Dora García va en sentido contrario, de la ficción hacia la verdad. Cuando corta la esquina de un libro, como si se tratara de un tocón de madera, y lo deja sobre una mesa alineando el nuevo lado con el margen de la mesa, pone el énfasis en el libro como objeto, imposibilita la lectura al interrumpir la narración en todas sus páginas, y nos señala que el libro en una cosa que se inscribe en la realidad circundante.

En Lo Inadecuado García opera de nuevo de la misma manera. Elabora un archivo en el que encontramos ese mismo objeto con la esquina cortada. También un cartel enmarcado de una obra de teatro. Esta estrategia conlleva que una representación teatral, resumida en un cartel publicitario, enmarcado como si fuera una obra de arte, es colocado en un archivo por su interés arqueológico, no por su interés artístico. La obra es La conciencia de Zeno (1923), por Italo Svevo. "Una autobiografía, pero no la mía", según el autor. Es el relato de un mediocre hombre moderno con suerte, y sin nada relevante en su vida que contar, que redacta sus pensamientos a petición de su psicoanalista. Svevo sostiene la novela en ese contar lo irrelevante.

Así mismo está en el archivo un ejemplar de James Joyce, también por Italo Svevo, y cuyo nombre real, su nombre verdadero, era Aron Hector Schmitz,... o Ettore Schmitz. Este libro recoge los ensayos del italiano sobre el irlandés, del que fue alumno y amigo, y la correspondencia entre ambos. Es un ejemplo más de como la artista se interesa por las historias, las biografías y trata de alejarse de las ficciones.

Para Dora García, el grupo de colaboradores de los que se ha rodeado en Lo Inadecuado, presentan sus historias, no las representan, no actúan como en un teatro, del mismo modo que un amigo que encontramos en el supermercado nos cuenta lo que está comprando y nos señala los objetos en su cesta de la compra. Y a la vez analizan la construcción de relatos, como la performance en torno al spaguetti western. Un peculiar género fabricado en común por Italia y España. García se rodea predominantemente de italianos porque entiende que su performance allí, ha de tener en cuenta el contexto, y así la relación italo-española es uno de los ejes de Lo Inadecuado.

La artista, si bien se interesa por el psicoanálisis, como Svevo, no pretende que el espacio donde ocurre la performance sea un espacio médico. Más bien está al hilo del seguimiento de lo real que puedan aportar Freud, o Lacan en mayor medida, como los demás narradores que allí son sugeridos. Del mismo modo que la cita a Aby Warburg por la comisaria o la suya propia a Robert Walser, mostrando en el archivo de la performance uno de sus microrrelatos, no sugieren un lugar de internamiento. Dora García no quiere sanar a nadie porque no quiere juzgar a nadie. Las menciones a los escritores son en función de su investigación, de su método, su marginalidad, su posicionamiento fuera del sistema y su producción. Tampoco quiere García hacer de estar en contra una norma. Lo Inadecuado es una performance en respuesta a un sistema de producción en el que lo artístico ha quedado desdibujado por lo mercantil. Dora García "prefería no hacerlo" o al menos dar su respuesta por incómoda que ésta sea. Una respuesta, no un simple, vacío y escueto, NO.

Pero aunque Auster fluya en un sentido y García en otro, ambos lo ven todo como ficción. Para ambos la vida es devenir entre realidad y lenguaje. Al operar sobre las historias está operando sobre la percepción de los hechos e implícitamente opina sobre esta percepción. La artista camina al encuentro de lo real pero nunca lo alcanzará. Trata de no juzgar porque para ella los hechos sin inaccesibles. Inevitablemente cualquier aproximación a los hechos es una interpretación. Por más que se intente llegar a una objetividad absoluta. El libro con el ángulo cortado, objeto y nunca más historia legible, no deja de suscitar nuevos relatos. Nunca se llega al encuentro de lo real.

Enviado el 14 de Septiembre. << Volver a la página principal << | delicious

Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: