« Los oscuros campos de la república - Juan Francisco Ferré | >> Portada << | Pinky’s Dream in Crazy Clown Time - David Linch »

Diciembre 13, 2011

El libro de los cambios* - Patricio Pron

Originalmente en el Boomeran(g)

334513.jpg Wallace Stevens nació en Reading (Pennsylvania) en 1879 y murió en Hartford (Connecticut) en 1955, un año después de que sus Poemas completos obtuvieran el Premio Pulitzer. Al igual que T.S. Eliot, participó de la escena vanguardista estadounidense, a la que contribuyó decisivamente con obras como Harmonium (1923), El hombre de la guitarra azul (1937), Las auroras de otoño (1950), La roca (1954) y este Ideas de orden (1936).

De acuerdo con Daniel Aguirre (que firma un prólogo brillante a la obra, así como la espléndida versión en español de este y de todos los otros libros de Stevens publicados anteriormente por Lumen), Ideas de orden "representaría un intento por articular las ‘voces' que trae al poeta la turbulenta coyuntura histórica de los años treinta" (9) con el surgimiento de los fascismos europeos y la sensación de encontrarse ante "‘una civilización moribunda'" (10). "Si la realidad del momento elimina ideas establecidas, el poeta responde imaginativamente incorporando en el discurrir de sus poemas los cambios que percibe" (11); esos cambios no aparecen en el poema de forma explícita y a la manera de un interés por asuntos políticos y sociales, sino como la ampliación de las modulaciones estilísticas y las formas del poema.

Según Aguirre, "el aire aforístico, las implicaciones teóricas, la insinuación de formas lógicas mediante el lenguaje figurativo revelan un cambio de estilo también en los nuevos poemas" (14), pero ese cambio ("elemento que caracteriza la obra de Stevens hasta sus composiciones finales", de acuerdo con el prologuista, 16) es tanto estilístico como político y señala que es precisamente en las formas (en las "ideas de orden" del título) donde debe encontrarse el carácter político de las obras literarias, más que en las declaraciones (bienintencionadas o malintencionadas, poco importa) de sus autores y en su argumento.

Los poemas de Ideas de orden son pues una literatura política de primer orden que no menciona siquiera una vez de manera explícita su carácter de tal pero surge de y se inspira en tiempos sórdidos y turbulentos; esto la hace inusualmente actual, pero incluso aquellos que no lean libros para tratar de comprender su época deberían prestar atención a este de Wallace Stevens por asuntos tales como el enorme talento de su autor para titular ("La idea de orden en Cayo Hueso", "Desnudez en la capital", "Como adornos en un cementerio de negros", "Una salida de sol de escama de pez") y la intensidad y la belleza de sus mejores poemas: "Los placeres del mero circular", "Una postal desde el volcán", "Tristes compases de un vals alegre", reproducido a continuación.

Tristes compases de un vals alegre La verdad es que llega un momento en que nosotros no podemos ya apenarnos más por una música que como mucho es un sonido inmóvil. Llega un momento en que el vals ya no es más un modo del deseo, un modo de revelar deseo, y está vacío de sombras. Han acabado demasiados valses.Y luego aquí está ese Hoon de mente montaraz para quien el deseo no fue nunca de vals, quien encontró todo orden y forma en soledad, para quien las hechuras nunca fueron figuras de hombres. A él ahora se le han esfumado sus formas. Aquí no hay orden ni en mar ni en sol. Las hechuras perdieron su fulgor. Lo que aquí hay son estas súbitas turbas de hombres, estas súbitas nubes de rostros y de brazos, una inmensa supresión, en libertad, estas voces que claman sin saber para qué, si no es para ser felices, sin saber cómo, imponiendo unas formas que ellas no pueden describir, requiriendo un orden más allá de su habla. Han acabado demasiados valses. Con todo, las hechuras por las que claman las voces podrían, ellas también, ser modos del deseo, modos de revelar deseo. Demasiados valses... La épica de la incredulidad prorrumpe más a menudo, y pronto, pronto será constante. Pronto un escéptico armonioso en una música escéptica unirá estas figuras de hombres y sus hechuras fulgirán otra vez en movimiento, la música estará en movimiento y colmada de sombras.

* Wallace Stevens
Ideas de orden
Versión Daniel Aguirre
Barcelona: Lumen, 2011

Enviado el 13 de Diciembre. << Volver a la página principal << | delicious

Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: