« Carta a un joven disidente - Christopher Hitchens* | >> Portada << | Uno contra todos - Ezequiel Alemian »

Diciembre 19, 2011

El reina y el 15M - David G. Torres

Originalmente en a*desk

5_1208_15m2506.jpg Como cada año ArtForum publica la lista de las exposiciones favoritas del 2011 para algunas figuras destacadas del arte. Entre las exposiciones predilectas destaca la preferencia de Manuel Borja-Villel porque no se trata de una exposición ni de un evento artístico: las manifestaciones del 15M en la Puerta del Sol de Madrid. En el pequeño texto aclaratorio se subraya que muchos de los grupos que forman parte del 15M desarrollan una labor cognitiva que no es ajena al sector del arte y la cultura. Más aún, en términos políticos y en términos culturales (si se pueden separar ambos) desarrollan una importante labor que nos deberían llevar a repensar lo político y lo cultural, aunque sólo sea porque evidencian la distancia que las instituciones culturales mantienen frente a lo político.

Tanto por el contexto (ArtForum una de las revistas más influyentes en el mundo del arte, al menos en su mercado) como por la persona que enuncia esa preferencia (el director del principal museo de arte contemporáneo español con un importante presupuesto público y la marca de la monarquía en su nombre) sorprende la inclusión del 15M en esa lista.


El principal anhelo del arte político es ser político, así que calificar de artístico algo auténticamente político (porque nace y se hace en la polis) es vaciarlo de justamente contenido político. La operación es así como mínimo perversa. Y corre el peligro de ser demagógica sino se pretende aplicar a conciencia en el propio museo. Eso significaría abrir auténticamente el museo a la polis y los usuarios. Fácil de decir, pero quizá no tan fácil de aplicar. Puesto que antes que nada supondría abolir la autoría del museo o al menos que quedase desdibujada en la asamblea. Ni una cosa ni la otra parece que suceda en el museo. Confinado a la fuerte autoría que impone su dirección, cerrado a los agentes culturales del sector e interiorizando con dificultad proyectos educativos auténticamente no jerárquicos. La primera manera de aplicar el 15M pasaría por no establecer comisariados políticos sobre quien está en la línea adecuada y quien no, sino por una abertura no tutelada a la discusión pública y la colaboración con todos los que tengan ánimo de participar.

El 15M parece que puede servir para todo: para intentar renovar partidos políticos o para tranquilizar la conciencia de los museos como si no estuviesen al servicio del estado y no reprodujesen sus estructuras de poder… También se usa la imagen de las asambleas para vender teléfonos móviles. Lo que sea, menos pensar sobre su verdadera función política y menos aún para aplicársela. Así todo puede parecerse demasiado a aquella ministra del gobierno de Aznar que frente a una manifestación contra las políticas de su ministerio decidió bajar y añadirse a los manifestantes porque estaba de acuerdo con sus reclamaciones. Aquellos se quedaron con cara de tontos, ella volvió al despacho.
En cualquier caso, la Vanguardia publica que según la revista "Time" un perro llamado Lukanikos es una de las personas del año por su papel en las manifestaciones en Grecia… Sólo nos queda esperar que la revista "Caza y pesca" no nos incluya en ninguna de sus listas.

Enviado el 19 de Diciembre. << Volver a la página principal << | delicious

Comentarios

muy bien, pero que muy bien !!!!!el 15 M me parece la gran obra de arte del siglo XXI.
de acuerdo, todos somos el 15 M


Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: