« Nuevo y repetido - Miguel Ángel Hernández Navarro | >> Portada << | Después del arte, existe la vida* - Diana Padrón »

Febrero 19, 2012

El Nuevo Dorado o la profecía incumplida / Arco 2012 - María Virginia Jaua

ElNuevoDorado 2.jpg En varias ocasiones se ha dicho: “lo has visto todo, no hay nada más que ver”. Esto parece ser cierto: ya todo ha sido visto, revisitado, redeglutido, redigerido y revuelto mil y una vez. Nada más darse una vuelta por los pasillos de aquellas naves de Arco, para mirar de nuevo todas las imágenes del pasado y las que en el futuro aún quedan por ver.

Sin embargo, la verdad es que ahí: no hay nada que ver, sino todo que comprar. Y quizás por la crisis que amenaza desde todos los frentes resulta un momento extraño para esas transacciones disparadas de compra-venta, pero la primavera se acerca y el entusiasmo que se respira en los pasillos nos hace olvidar aquellos otros efluvios de unos indignados a punto de convertirse en piezas de museo… o de ser vendidos a un coleccionista.

Porque he ahí otra de las lógicas aberrrantes del arte: ¡convertir todo lo que toca en oro! He ahí el rey Midas contemporáneo en su más alto esplendor ferial transformando todo aquello que fue carencia, que fue merma o que no alcanzó a tener una vida cumplida, o que fue tragedia en glamour

De ahí que las promesas de “El Nuevo Dorado” regresen como metáfora de otro proyecto fracasado (en el que quizás se cifra la profecía maya): el de la deforestación amazónica que realizan los buscadores de “oro” y la tierra sin ley del narcotráfico. Porque ahí tenemos, once again, aquel continente que guarda escondidas enormes riquezas, tal como sugiere la pieza del artista colombiano Miguel Ángel Rojas en Sicardi Gallery, en la que el Dorado regresa bajo la forma de una bella pieza de arte aquello que debió ser apocalipsis.

En ella, vemos el fino trazado del recorrido del río Amazonas en oro y coca: un hermoso objeto que revela la belleza de lo terrible. Quizás ese cuadro formalmente impecable sea también el trazado expandido en el que confluyen las lógicas del dinero en el arte y muchos de sus intereses… Curiosamente tema y anatema de varios artistas españoles y latinoamericanos en esta feria.

Porque si no cómo explicar la cantidad de piezas en las que el dinero, su rechazo (siempre aparente), su aceptación (siempre enmascarada) o su multiplicación (tan milagrosa como los panes del desierto) trazan un mapa del antiguo y redescubierto dorado sobre el que también se están construyendo no sólo las relaciones entre los distintos agentes del arte como el coleccionismo y el museísmo (Pensar Latinoamérica, Principio Potosí, América Fría sólo por citar algunas de las exposiciones que se han montado recientemente), sino entre España y esas antiguas colonias que siguen estando presentes, ahora en las fantasías de un país en busca de salvación y que ahora mira de nuevo hacia aquella antigua promesa de riqueza que se presenta como la tierra de la violencia y del dinero sin ley.

He aquí otras tres piezas que dan fe de ello. La primera sería la de Santiago Sierra (en Helga de Alvear) a quien le gusta insistir y repetirse: no como acto de oposición y rebeldía sino como gesto de autoafirmación. Ya se ha aludido antes sobre el efecto matemático de la doble negatividad y el resultado "negativo" de un rotundo “Sí”; por lo que no vamos a insistir en ello con la pieza repetida del “No”. Sin embargo, no pasaremos por alto que aquella “Carta a la ministra de Cultura” en la que rechazaba el premio y a la que también hicimos una lectura en su momento [1], regresa -prematuramente como un prenda “vintage”- convertida en una obra cuyo valor es el mismo que el premio rechazado: otro camino no muy proustiano para recuperar el dinero perdido…

Más divertida y mucho más humorística (y quizás por eso más lograda en su fracaso) resulta la pieza del vasco Karmelo Bermejo en la galería Maisterravalbuena: “Devolución de una subvención del Ministerio de Cultura por no haber realizado ninguna de las obras de arte para las que fue otorgada”. Aquí se hacen evidentes cosas muy interesantes: por un lado, la irresponsabilidad de los funcionarios de la cultura (nos acordamos de la ministra fashionista con vocación de paladina de los derechos de autor, más bien corporativo) a la hora de otorgar becas y subvenciones así como de ese barroquismo mal entendido y lógica aberrante de la burocracia.

La tercera pieza, la de las multiplicaciones, podría ser la del cubano Wilfredo Prieto en Nogueras Blanchard: “One million dollar”. Entre otras cosas, allí quizás hay una alusión a los milagros que se hacen en la isla para sobrevivir, así como a otras visiones pesadillescas y de proyección del deseo: la del espejo que desdobla la imagen al infinito y la arbitrariedad del valor del dinero; así como a los mecanismos para protegerlo: parte de la obra es el guardia de seguridad que custodia ese pobre “one” dólar sobrevalorado. El coleccionista que se sienta tentado a adquirirla deberá preguntar si ese fornido vigilante viene incluido con la pieza y quién deberá asumir su manutención: el artista con el millón ganado, la galería o él mismo.

A pesar de que cada año se critique a la feria por cualquier motivo merecido o no (incluso este año hubo quien se quejó de no poder hacer una crítica por no haber recibido un pase "vip") en todas sus versiones la feria de arte Arco siempre es maravillosa –pienso; cuando contentos, todos sonreímos porque se ha salvado la crisis (llegó el carnaval y la profecía maya ha quedado incumplida), pues como en ese sofisticado mapa de oro y coca, los caminos del dinero y del arte trazan el recorrido cumplido y feliz de “un dorado”, que por mucha repetición y escasa novedad todos queremos alcanzar.


[1] Véase "El –No– de Santiago Sierra: un pequeño ejercicio para el análisis del discurso".

* Imagen cortesía de Sicardi Gallery.

Enviado el 19 de Febrero. << Volver a la página principal << | delicious

Comentarios

Que buen recorrido de Arco guiada por ti, M.V....
Leído/revisitado proustiano desde mi cama londinense, post-Arco, post bajoneo, post intento de suicidio... casi parece algo Dorado...
A mí Arco, ese paseo por una suerte de "Arcades" me hizo sentir mas como en un limbo o purgatorio donde "esa repeticion" se hacia loop pre-infernal. Como performer innata y rebelde sin causa que soy quizás a mi pesar (can't help it) decidí ir, ya que me a mí sí me habían dado un pase VIP y vestirme debidamente para ni por un segundo parecer: a) artista , b) una victim de las que han co-optado mi apariencia usual y a la que ya he debido renunciar porque no hay forma de no parecer otra más de esas replicantes. Así que "armada" con la chaqueta de mi ex-suegra (inglesa y no facha de madrid) y un bolso que me regaló una amiga que se deshacía del regalo de un ex-marido billonario y mafioso de guante blanco, me pasee con VIP y por las Arcades de Arco.

Ya los primeros signos de que todo iba a ser una pesadilla "activada" o re-activada por mi "chaqueta" se fueron manifestando... ya sabía que algo pasaria, pero... quizas mi ingenuidad que no me acaba de abandonar incluso a estas alturas de la vida (ref a tu texto sobre haberlo visto ya todo) hizo que esa activación se me escapara de las manos en sus efectos boomerang con su ataque de "spleen" demoniaco.

Empecé a cruzarme con un montón de chaquetas como la mía y se produjo como un efecto espejo (de la risa y del terror) donde aquella idea que Baudelaire contaba sobre de que existen al menos 7 personas en el mundo iguales a nosotros se hizo real y las chaquetas y los clones se multiplicaban sin fin de pasillo en pasillo. Ese "eco visual" comenzó a dar resultados extravagantes.

Si entraba en algun espacio/galeria, nunca fui mejor tratada, todos se me acercaban con sus sonrisas doradas y encocadas para explicarme el sentido tras cada objeto fetiche mutante potencial en oro, con todo tipo de detalle y con ese despliege de charme que todo seductor tan bien sabe articular... y como suele pasarme el sentido de quien soy se diluye y me transformo en lo que me rodea, (soy medium) entonces es cuando el grado ritual de iniciación en lo ya visto y repetido adquiere nuevas insospechadas formas de tortura eterna.

Tras cruzarme con multiples ojos/ miradas "iluminados de boutiques" como en el poema de Baudelaire, mis ojos tambien se "iluminaron", dejé de ver cuadros , objetos , etc... y la idea que los invitados holandeses proponían de que todo fuera cubierto por el color Negro, el color del NO parecía la promesa de un estado Zen maravilloso al que por alguna extraña razón o maldicion nunca podria llegar y que era me negado para aleccionarme..sobre todo porque estaba condenada en Arco Limbo ... dando vueltas y zig zags... castigada a ver aunque de reojo el Crimen del Ornamento a todos los posibles niveles y estéticas. Sí, vi todo, lo vi y lo re-vi y reviví! Llegó un momento en el que ese Dorado al que no quiero llegar... se desveló como la resaca / depresión / vacío que siempre es la caída o vuelta desde los Paraísos Artificiales, seguro que si Baudelaire estuviera con nosotros estos días o se hubiera paseado por Arco, estaría de acuerdo en considerar el Arte y sus promesas de Oro, dorado y blanco cocaína ...algo superado y pase' ...algo de lo que ya sabemos demasiado, no por haberlo visto mil veces, sino por haber aterrizado mil veces más aun desde sus alturas, cada vez que el subidon se acaba, el efecto se evapora y nos transforma en dolor de cabeza, sobre todo cuando uno se ha podido escapar milagrosamente de ese loop maldito y se da cuenta que de nuevo toda la maquinaria de los famosos Paraisos Artficiales se habia travestido de Arte y Colección, de Feria y de Fiesta, la cocaína se esnifa pero lo que se esnifa es el Oro del Objeto que has vendido o has comprado: vanidad opaca...

De una forma perversa pero que a todo le llega en este mundo del Capital y la Metropolis Megalopolis, la glamourosa Cocaina de las épocas de Bayer y de los Bright Young Things es ya solo su propia sombra, reducida a ser la Aspirina mala y cara que te ayuda a seguir precariamente esa adicción a ese Limbo: el juego del mundo del Arte y de sus Ferias de Freaks y Circos y Arcos varios... el Dorado? no gracias! ese Dorado Si que No!


Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: