« EXPOSICIÓN DE LO INVISIBLE - Luis Francisco Pérez | >> Portada << | Los padres no son los reyes - Fernando Bogado »

Abril 15, 2012

Bellatin cien mil veces* - Mario Bellatin

100milibros.jpg Mac Inculking

Tenía que volver a hacerlo. A los críticos les sale urticaria de pensarlo (donde digo lo digo él) pero él una y otra vez vuelve a las andadas. Él. Hay muchos que lo intentan, pero él, que es lo a veces y a veces una incógnita, él siempre mantiene un alto porcentaje de rebeldía neuronal por cuestión ética, y persiste en sorprender. Y en romper. El concepto de autor, sí. Y el de obra literaria, sí. Es performer, también. Performer de libros, que es casi tanto como decir autor al que le sudan las casillas y cualquier otra camisa, o AUTOR en estado puro, lo que confirmaría el diccionario etimológico. Incluso un diccionario canónico y sin étimo. Un maldito escritor.

La última propuesta del maldito Bellatin tiene que ver con los cien mil libros de Bellatin. Desde luego habría sido más conmovedor que los hubiera escrito de uno en uno los cien mil, habría sido impepinablemente más barroco, habría sido rotundo, una marca de ahí no más tienen eso y a ver si viene otro Pérec y lo supera, pero por suerte (para él, para lo) hará el trabajo en tandas de mil. Mil veces cien libros. Un título tras otro en tiradas de a mil, formato breve y tema [cualquiera que sea impermeable al sopor]. Es otra andanada de la factoría Bellatin. Y la ha llevado a cabo con tanta maestría que este año Mario Bellatin tiene día y hora en el festival documenta13 que tendrá lugar en la ciudad de Kassel, a donde llega en calidad de artista indefinible, creador, y en todo caso, imposible de reducir a la casilla de escritor, ni siquiera con Pedro Ximénez y a fuego lento.

Redondea esta performance literaria que va a suponer la tirada de cien títulos, con un cuidado proceso de distribución patas arriba, más la creación de una empresa que no es empresa (o que está vacía como él mismo dictamina), y un punto de ventas itinerante y volátil sujeto siempre al libre albedrío del propio autor. Dicen que ha sido visto entregando ejemplares en bancos callejeros, sobre mesas de tapetes negros, entregando cada pieza por un precio que no se sabe o no importa o no se cobra, pero con la advertencia explícita de que el libro, cada libro, nunca es ni será gratis. Lo eterno no puede darse gratis y sin embargo es imposible que no sea gratis. Eso puede ser lo que en esencia Bellatin trata de hacer entender con este nuevo artefacto creativo.

Háganse con un ejemplar. Sean uno (cada uno) de los cien mil elegidos, pero no lo digan a nadie. Aliméntense de Bellatin y tan solo sientan gratitud. Y esperen. En la cabeza del creador el próximo mundo ya está siendo incubado y lo mismo se digna darnos entrada. Si alguna vez se encuentran en un jardín en pelotas y alguien les ofrece una manzana bellatinesca, muérdanla. No me sean estrechos, por dios, digan lo que digan después.


* Texto tomado de facebook.

Enviado el 15 de Abril. << Volver a la página principal << | delicious

Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: