« MICROPOLÍTICAS (3): PAUL VIRILIO Y LA VELOCIDAD DEL PENSAMIENTO - Juan Francisco Ferré | >> Portada << | Sobre los blogs* (2ª parte) [Transformaciones de la cultura] - MIguel Á. Hernández-Navarro »

Julio 14, 2012

Texto, Imagen & Song*/ Et in Arcadia Ego - María Virginia Jaua

the process et in arcadia ego.jpg

No hablo para quienes una burla del destino compatriotas míos hiciera, sino que hablo a solas (quien habla a solas espera hablar a Dios un día) o para aquellos pocos que me escuchen con bien dispuesto entendimiento. Aquellos que como yo respeten el albedrío libre humano disponiendo la vida que hoy es nuestra, diciendo el pensamiento al que alimenta nuestra vida.

¿Qué herencia sino ésa recibimos? ¿Qué herencia sino ésa dejaremos?

Luis Cernuda, “Es lástima que fuera mi tierra”

* * *

En este instante síntesis de los siglos, aparecen y desaparecen como por arte de magia todo tipo de noticias fatídicas y relatos insólitos: sólo hay que asomarse al aleph multiplicado e infinito de las pantallas en cópula. Ahí las narrativas se despliegan, se neutralizan, desaparecen: descubren tantos mundos que se desbordan de su cauce. Entonces ocurre en directo: el hecho político desgastado cede el puesto a los discursos aberrantes. Una y otra vez los historiadores fijamos el carácter de los apocalipsis recién descubiertos, nuestra eterna patria, tal como nos la han descrito, ciegos de tanto ver, esbozamos la visión íntima de aquella Arcadia melancólica y siempre exagerada por los efectos de nuestra percepción sutil y falaz.

La imagen más propia y moral de aquella naturaleza hoy está ausente de la región desértica y de sus azoteas: dicen que alguna vez hubo “una vegetación, un paisaje organizado, y una atmósfera de extremada nitidez, en la que los colores mismos se ahogaron compensando la armonía general del dibujo; dicen también que un éter luminoso envolvía las palabras y las cosas”; y, en fin, para de una vez contarlo todo sin saber cómo:

…dicen que una luz resplandeciente hacía brillar las máscaras de los cielos...

En aquel paisaje inventado, no desprovisto de cierta y real esterilidad, por donde “los ojos yerran sin discernimiento, la mente descifra cada línea y acaricia cada ondulación”; bajo aquel fulgor del aire y en su general frescura y placidez, pasean una y otra vez hombres ignotos, de mirada amplia y meditabunda. Miembros de sociedades anónimas se paralizan frente aquella inscripción en el zócalo de dioses –compendio no siempre feliz de la piedra y el cincel. Las aves en parvadas prosiguen su vuelo junto al cauce que prometía asilo a los visitantes. Cuentan las crónicas que de un delirio místico brotó una ciudad, hoy repoblada una y mil veces con las incursiones de los mitológicos buscadores de trabajo.

Cada año recordamos, para cada verano olvidarlo: millones de telépatas se asoman sobre aquel orbe levantada sobre sonoridad y deshechos –tratan de reconstruir para el futuro una herencia en un espejismo de cristales rotos. Se extienden las visiones emanadas de un sueño ajeno, en el que ya no hay calles, ni galerías interiores, tampoco pasajes de aristas de pirámide, ni perspectivas en fuga. En ese mar de pensamiento sólo existe un destello a la espera del reflejo tenue que nos regrese un “yo” huido al otro lado del océano. Sus palabras traen las consignas y el éxtasis de un poema cristalino de lo que será memoria, escritura en el exilio. He aquí el misterio del camino que ya nadie alcanza a leer:


La verdad conoce todas las subversiones et in Arcadia ego...


* * *


* Música para ser escuchada durante la lectura: "B1" de Ólafur Arnalds & Nils Frahm, Stare, 2012. Aquí.

Enviado el 14 de Julio. << Volver a la página principal << | delicious

Comentarios

(...) "–tratan de reconstruir para el futuro una herencia en un espejismo de cristales rotos." ¡Fantástica frase! Expone tanto otros espejos rotos....


Gracias querida Susan,
siempre tan buena lectora!

Un abrazo,
mv


Cada año recordamos, para cada verano olvidarlo: millones de telépatas se asoman sobre aquel orbe levantada sobre sonoridad y deshechos –tratan de reconstruir para el futuro una herencia en un espejismo de cristales rotos. Se extienden las visiones emanadas de un sueño ajeno, en el que ya no hay calles, ni galerías interiores, tampoco pasajes de aristas de pirámide, ni perspectivas en fuga. En ese mar de pensamiento sólo existe un destello a la espera del reflejo tenue que nos regrese un “yo” huido al otro lado del océano. Sus palabras traen las consignas y el éxtasis de un poema cristalino de lo que será memoria, escritura en el exilio. He aquí el misterio del camino que ya nadie alcanza a leer:
La verdad conoce todas las subversiones et in Arcadia ego...

¡Excelente…!!! extiendo lo que subrayé para decirte que en medio de la fatídica confinación del ser humano a andar en paisaje simulados que generan vivencias y experiencias insólitas en todos los campos de la actividad humana que solo corresponden a la lógica de lo insorprendentemente fuera de lugar frente aun mundo sin sueños enrarecidos.

¿Que es un mundo de sueños enrarecidos? El de las necesidades creadas de una cultura del despilfarro y los espacios vacíos al otro lado de los océanos y por estas esquinas del ritmo de los sur-sur, en la otra parte, el de la carencia que reconfigura la carencia y la DESPOLITIZACIÓN DE LA VIDA (desproveyendo a la existencia de un sentido auténtico frente a la historia y a las necesidades culturales de los seres humanos )y la ineluctable POLITIZCION DE LA MUERTE ya sea literal o antropológica…

Aunemos nuestros sueños por los derechos de tercera generación y un mundo poético en donde retornemos el paraíso al paraíso…



Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: