« Empezó el SITAC XI - Marcela Quiroz | >> Portada << | Un relato propio - Juan Cárdenas »

Febrero 24, 2013

Ejercicios de contemporaneidad para un Estado Mental – María Virginia Jaua

stphn shr.jpg Muchos, cientos, quizás miles, millones de minutos de voz. Nos resistimos a contarlos. Se desbordan porque han sido numerosos, pero también porque siguen en busca de “su aparecer” al escucha: circularán en streaming: serán inasibles, pero también forman ya un archivo. Son ya documento de cultura y por tanto de la barbarie de nuestros días.

Lo que me gustaría decir ahora como una suerte de reflexión acerca de las emisiones radiofónicas de El Estado Mental*, es que allí se ha realizado, se realiza, se realizará un ejercicio de “contemporaneidad”. De alguna manera, durante estos meses se ha cumplido una suerte de “historiografía” del presente sin por ello hacer un trabajo para la Historia. Un presente, el nuestro, caótico y descentrado en el que convive la luz y la oscuridad. Y es justamente ahí en las tinieblas que parecen querer envolvernos y de las que nos rebelamos, donde se pone a prueba nuestra condición, nuestro habitar el tiempo, nuestro ser contemporáneo desde la conciencia. La capacidad de nuestro ejercicio crítico, puesta a prueba, una vez más.

Para Agamben, contemporáneo no es sólo aquel que, percibiendo la oscuridad del presente, comprende su luz incierta, sino también aquel que, dividiendo e interpolando el tiempo, es capaz de transformarlo y de ponerlo en relación con los demás tiempos, de leer de forma inédita la historia, de “citarla” según una necesidad que no proviene de ninguna manera de su arbitrio sino de una exigencia a la que él no puede responder.

Resulta curioso, porque lo que viene a decirnos es que si esa luz invisible que es la oscuridad del presente en el que estamos inmersos proyectara su sombra sobre el pasado y éste, tocado por ese haz de sombra, adquiriera la capacidad de responder a las tinieblas del presente, entonces habría una suerte de luz o de iluminación solo posible gracias a la superposición de tiniebla sobre tiniebla. Curioso efecto.

Algo más o menos semejante debía tener en mente Michael Foucault cuando escribía que sus investigaciones históricas sobre el pasado son solo la sombra de la interrogación teórica del presente. Y también Walter Benjamin, cuando decía que la carga histórica contenida en las imágenes del pasado muestra que ellas alcanzarán su legibilidad, más tarde, sólo en un determinado momento de su historia.

Así, de la misma manera, imagino que las imágenes y los documentos sonoros -que hemos producido aquí, allí- en parte nos están vedadas, son ilegibles para nosotros, están al otro lado de una luna que ahora mismo resplandece: ocultas a la luz, ocultas por tanta luz: tanta "información". Pero puede ser que más tarde ellas hablen, digan de sí, cuenten su historia en función de la exigencia del presente que está aún por venir. Una vez convertidas en una suerte de “hard facts sonoros” esas pequeñas muestras de existencia, esos residuos a los que conferimos un poder: contener el tiempo**, canten en diferido para nosotros.

Es de nuestra capacidad de escuchar esa exigencia: la -nuestra- de ser contemporáneos no sólo del “presente” en el que respiramos y en el que se produce el estado mental que habitamos sino también en los textos, en las imágenes y en los documentos que registramos, que dependerán el éxito o fracaso de nuestra tarea:

que quizás no termina aquí…


por esa razón implícita en la comunidad que no deja de hacerse, que es nuestro trabajo, ofrezco este pequeño ejercicio de escritura sonora que además de marcar un final, siempre puede ser otro inicio de lo que significa "escribir mañana", o de lo que aspira a ser la hospitalidad:






--------------

* Agradezco a la comunidad de la radio. A Borja Casani, en primer lugar, por hacer posible este proyecto y a todo el equipo de El Estado Mental con el que ha sido un placer y un reto trabajar: Adam, Fidel, Rafa, Luis, Carlos, Lío y a todos los amigos que han venido y han traido su pensamiento hecho sonido, y quienes sin venir físicamente, nos lo han hecho llegar por la vía tecnológica. Nos sentimos honrados.

** Agradezco también al grupo de investigación europoeo Hard facts y en especial a Juan de Nieves, la invitación a sumarme a la reflexión y a la fiesta de las preguntas acerca de "algo" que no sabemos qué es, esa cosa, ese objeto, ese ¿gesto materializado?... hard concept, hard to define...

Enviado el 24 de Febrero. << Volver a la página principal << | delicious

Comentarios

Tus palabras nos iluminan. Muchas gracias y un afectuoso saludo.


Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: