« La tinta en el ojo, el ruido en la palabra - David García Casado | >> Portada << | Las guerras de la cultura de SECCA al Reina Sofía* - Alán José »

Diciembre 07, 2014

El último hombre - Pablo Soler Frost

trk.jpgÉl no sabe que es el último. Está rodeado de figuras que pretenden, con acierto ser hombres. Como en la fantasía adolescente de Stendhal, los demás no serían sino el decorado.

"Si no tu, ¿entonces quién? Y, si no ahora, ¿entonces cuándo? decía el proverbio medieval.Él lo siente como si hubiese sido pronunciado hoy, en una grabación molesta. Siendo, aún sin saberlo, quien es, es decir, el último, era inevitable que todo fuera dirigido a él, o contra él.

Todo: desde los libros que no leerá (alguno en coreano), y las revistas que ya no le interesan, a los anuncios de torsos descubiertos y las imágenes de atroces ocurrencias diarias, que recuerdan el derrumbe de la torre de Siloé; de la rotura de un vidrio y la caída de un árbol en un bosque que no escucha, y mi voz que madura, al éxito de James, los cowboys que se aman, el rap que rima lo que no puede cambiar, las películas de Van Sant y de Von Trier, el infierno, los secretos de la Santísima Virgen de Fátima, la encíclica de Benedicto XVI, los incendios en Francia, los aviones cargados con los ataúdes de los caídos y el cortejo de los negros grajos sonre la verde grama...

el fuego que quiere prender y el agua que quiere lavar, el sudor que purifica y el nuevo caterpillar, la Norma Oficial Mexicana, México, Misuri y México, Filipinas y Mexican Hat, Arizona y la Presa de las tres Gargantas, el Falun Gong, y el rugido que se apaga en la Lacandona; las fiestas que acaban como en Los endemoniados acaba una fiesta que describe Dostoievsky y la imposible (posible) conversación de un joven machetero en las laderas del Ruwenzori, una de las Montañas de la Luna: "enchúlame la máquina" y el tembor que dañó los frescos de Giotto en Asís: las medusas alteradas, los conejos fosforescentes, la gripe aviar de los gansos trompeteros y las magníficas grullas en el Baikal, la cura milagrosa, los laboratorios en la selva abandonados, el rumor que crece, las redondas, robustas rodillas de los chavos y la determinación confusa de las colegialas; el no, el sí, el tal vez, el quizás, el cuándo, el dónde, Jim y Lord Jim, los huesos de la ballena, la película de su amigo, la Semana Santa entre los coras, las cruces de Yuma y las cruces de Arlington, la arteria tapada, el diente cariado, el coreback de la pierna quebrada, el récord, el córner, Steiner: Jacob y la lucha con el ángel.

Enviado el 07 de Diciembre. << Volver a la página principal << | delicious

Comentarios

Sabe que es el ultimo.
En su sueño aparecia ella, una construccion maravillosa.
Emergia del lago donde su abuelo Andres pesco toda su vida.
Parecia hecha de fuego, como una inmensa llama que no se consume nunca.
Giraba en torno a si queriendo abrir el cielo. Quizas lo hacia.
En su interior se retorcia una escalera identica a aquella con la que una vez Jacob soño.
Pasados unos años conocio el Yggdrasil, la Sheela na Gig, las profecias y unas cuantas cosas mas.
El Papa que vio le insinuo que lo escribiera:
La construccion soñada era ella, una puerta, su cuerpo, una iglesia.
La verdadera Iglesia era Ella, la vesica piscis, no El.


Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: