« Nadie debería apelar a la víctima* – Ingeborg Bachmann | >> Portada << | LENTOS TIEMPOS VELOCES - David García Casado »

Junio 14, 2015

Extranjerías* - Andrea Giunta

the_power.jpgExisten cientos de relatos de la extranjería ligada al exilio. Siempre se asocia al desajuste no buscado, a la situación de desarraigo forzado, de desamparo, de víctima. Se describen imposibilidades, cambios no deseados, terapias o políticas de integración.

En el mismo registro podemos ubicar a los extranjeros por razones económicas. Quienes dejan a sus familias en el lugar de origen para buscar mejores condiciones económicas que les permitan enviar dinero y eventualmente volver. Extranjeros que son expulsados por las leyes de migración o que quedan dentro de países extraños, al margen de la ley, en una situación de clandestinidad, de imposibilidad de integrarse al sistema institucional.

Exilios políticos y exilios económicos crean condiciones particulares, un punto de partida no elegido, condicionado. Para estos extranjeros las opciones de integración están pautadas por el desajuste.

Distinta es la posición del extranjero por opción, aquel que aun cuando no deja de experimentar diferencias, se inserta desde una posición activa, incluso desde una planificada intervención sobre el nuevo espacio en el que ha decidido insertarse. El extrañamiento, la verificación de los contrastes, son parte positiva de esta experiencia. Algo que se estaba buscando y que se convierte en material del viaje. Esa experiencia de estar en un lugar intermedio, transitorio, tan estereotipado como los gigantescos hoteles en los que se realizan negocios o conferencias profesionales, y en los que se traman pequeñas, intensas y efímeras relaciones de amistad, pasión, e incluso amor.

* * *


Aunque cada forma de extranjería comparta rasgos, modalidades o comportamientos, las percepciones son diferentes. Toda experiencia de extranjería genera una producción cultural desajustada, no homogénea, que se instala como una máquina continua de negociación de diferencia, ya sea para neutralizarla o para radicalizarla.

La extranjería es, en un sentido amplio, la experiencia duradera o breve de ser otro y se pone en evidencia en conductas clasificatorias mínimas. La percepción se origina en la mirada clasificatoria que ejercemos sobre los otros o en la de estos sobre nosotros, cuando rasgos extremos o formas de hablar ponen en funcionamiento una percepción archivística, un fichero mental que proporciona datos automáticos sobre el otro. Un dispositivo que se vuelve más evidente cuando dos personas de apariencia muy distinta están juntas e inmediatamente, activan una máquina de clasificación social que puede trastocar sus nacionalidades y profesiones hasta que se incrusten en la estructura de posibilidades que esa sociedad puede ordenar. Podemos referirnos así a extranjeros situacionales, cuya clasificación no depende de sus pasados, de sus legados o de sus culturas, sino de su aspecto y de a quién tienen al lado. En términos generales, las diferencias físicas activan imprevisibles fantasías de exotismo que trastocan la clase, la cultura de origen, las profesiones.

La extranjería es, también un marco cultural que sobrepasa las tradiciones culturales ligadas al lugar de origen o a la nación. Una forma de establecer diferencias que se instala al interior que se instala al interior de una familia cuando uno de sus integrantes se desmarca de los patrones establecidos y se vuelve otro, un extranjero.


[…]

En ese contexto surge la potencialidad de la instrumentalización de la extranjería como un dispositivo de intervención. Aquella situación en la que se opta por enfatizar la diferencia, por trasladarse de contexto, por intervenir en tramas culturales que apenas se conocen. Podemos pensar los ejemplos más instrumentales en el campo de los negocios, de las inversiones, y los más poéticos en el terreno del arte. Existen artistas que hacen de ese descentramiento un instrumento para captar desde una mirada intuitiva, la zona problemática de una cultura, una simple diferencia.


-----------

* Fragmentos de este texto recogido en Andrea Giunta, Objetos mutantes sobre arte contemporáneo. Palinodia, Santiago de Chile, 2010.

Enviado el 14 de Junio. << Volver a la página principal << | delicious

Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: