« Pleasure, Little treasure* – Peio Aguirre | >> Portada << | Autorretrato del blasfemo* - Hervé Le Tellier »

Noviembre 08, 2015

En defensa de la escritura (y, por extensión, de Mario Bellatin) – María Virginia Jaua

10985380_10153617599724274.jpg“Mi patria es la lengua”

En principio esta frase ha sido usada por muchos escritores que se han visto desposeídos por el terror de Estado y la violencia (1), haciéndola suya, a falta de otra casa, a falta de otra “patria” o como una crítica sutil a los nacionalismos y a las lógicas aberrantes de las burocracias institucionalizadas que ahogan y oprimen a los espíritus libres.

Esas mismas lógicas aberrantes y sin rostro –que no dejan escapar nada– se apropian de ella, de la frase, para convertirla en una consigna más de las "políticas culturales”. Lo vemos cada año en las ferias de libros y en otros actos, en donde muchos de los funcionarios, que fungen como editores de grandes corporativos, las usan y las desgastan con el fin de vestir e impulsar sus negocios a ambos lados del Atlántico.

Resulta curioso que en esta compleja relación cultural que mantiene España con los países de América Latina, cuando se trata de posicionarse y hacer valer los derechos de un escritor, la patria deja de ser la lengua. La patria –entonces– es otra cosa. Ya no se sabe qué es, se ve como algo ajeno, que concierne al otro y por lo tanto, ya verá él cómo se las arregla. O para decirlo en clave decolonial: “eso es asunto de indios, de las Américas, por lo tanto, no es nuestro y no nos concierne”.

Bastante curioso, como por arte de magia desaparece esa idea que nos hermana y nos convierte en una de las comunidades ligüísticas más grandes del mundo.

No otra cosa es lo que ahora mismo sucede con, lo que llamaré aquí, el caso Mario Bellatin. Quien desde hace meses está siendo objeto y víctima, no sólo de un despojo de sus derechos de autor y, por lo tanto, de su trabajo como escritor, es decir, de su propio ser; sino que, además, se ha visto amenazado y llevado a juicio por –uno de los principales agentes de esa utópica patria del escritor- uno de los conglomerados culturales más grandes y poderosos: el grupo Planeta.

Hasta el día de ayer (6 de noviembre) en que, -una de las filiales del grupo, Tusquets México, publicó un escueto y falseado comunicado en La jornada, un diario mexicano de circulación nacional-, se había mantenido en absoluto silencio. El motivo que ahora les impulsa a salir de su “búnker” es que varios escritores en México -y en otras partes- han comenzado a movilizarse en apoyo a Mario Bellatin, tanto en las redes sociales (2) como en algunos medios (3). Y esto ya comienza a causar malestar entre los funcionarios de las “consignas” que nos hermanan, por el daño a la imagen del grupo editorial.

El caso, para quien lea estas líneas, se podría resumir de la siguiente manera: hace 20 años Mario Bellatin publicó una de las grandes obras de la literatura contemporánea Salón de Belleza. Con motivo de los 20 años de la publicación de ese libro, Tusquets decidió hacer una edición conmemorativa y de buena fe, el escritor envió un texto (en proceso) para que el “editor” diera su visto bueno y Bellatin, que es en sí mismo una máquina de escritura, reescribiera la novela. Esto supondría otro libro y por lo tanto otro contrato.

Sin embargo, aquí viene la parte turbia del asunto, el editor optó por añadir el texto sin el previo consentimiento del autor y además resolvió –de manera audaz– publicarlo, falseando todo, incluso la misma portada, en la que se anuncia los 20 años de la editorial, cuando en realidad se trata de los 20 años del libro de Bellatin.

Con bastante humor, Mario hizo mofa de ello y denunció a principios de agosto, cuando comenzaron a distribuirse los primeros ejemplares:

Lo vuelvo a señalar... este libro, cuyo verdadero título es Salón de Belleza: el Regreso -Los Muertos entierran a los Muertos- ha sido publicado de manera abusiva y contra la voluntad explícita del autor por la editorial Planeta-Tusquets. Está muy próximo el anuncio de la liberación total de sus derechos por parte del autor -pasará a ser un libro de dominio público- y se anunciará la próxima puesta en escena de semejante atropello, dirigida por el director Héctor Bourges... es uno de los pocos casos en los que las prácticas deshonestas pueden producir buenos resultados... 4

Pero la trampa estaba hecha, amparada "legalmente" por una cláusula leonina –que ningún escritor debería aceptar, y que Bellatin firmó en los años 90, antes de convertirse en uno de los escritores contemporáneos de referencia, por la que se estipula que el contrato de 15 años de duración se renueva de manera automática. Esta cláusula es absolutamente un despropósito, pero es que además, el libro publicado no es el mismo, puesto que la intención de Bellatin era hacer otro y el procedimiento del editor de no respetar su oficio, publicando un “borrador”, que el escritor había enviado para obtener el visto bueno y seguir adelante con el trabajo de escritura, deja al descubierto una mala práctica.

No sabemos si esta mala práctica del oficio editorial ha sido simplemente una metedura de pata (algo poco creíble pero no imposible) o un deliberado acto de mala fe. Lo que sí sabemos, por la acción judicial de Tusquets México contra Mario Bellatin –que ahora pretenden ocultar– y por las amenazas al escritor de no ventilar el asunto, es que esta industria cultural no quiere sentar un precedente, por el que muchos de los autores mexicanos, que han firmado esos contratos “ilegales”, reclamen sus derechos y soliciten una revisión de los mismos.

Tampoco quieren soltar los derechos de esta obra emblemática de Bellatin, ya que desde el principio el autor propuso llegar a un acuerdo, si se establecía un nuevo contrato, con unas cláusulas y unas condiciones acordes al respeto que merecen tanto su persona como su obra.

Pero quizás lo más grave de todo sea que el grupo Planeta en España, lo que supondríamos una institución cultural para la que “la patria es la lengua”, se desentienda por completo del atropello y la violencia a un autor que forma parte importante de ese anhelo que subyace en todo escritor, el de que la lengua, la materia literaria, no sea el castigo y el desprecio por la vía "legal", sino un lugar habitable, una casa, la suya.


---------------

Notas

1 Pienso por ejemplo en Juan Gelman y en muchos otros escritores tanto de España como de América.

2 Véase la carta en apoyo a Mario Bellatin que muchos creadores, escritores e intelectuales han firmado en: https://www.facebook.com/notes/frédéric-yves-jeannet/carta-de-apoyo-a-mario-bellatin/520829438085310

3 Véase también el excelente texto que escribió y publicó el crítico Christopher Domínguez en El Universal.

4 Este testimonio publicado en fb el 7 de agosto acompaña la portada del libro desautorizado por el autor.
Portada falsa.jpg


Enviado el 08 de Noviembre. << Volver a la página principal << | delicious

Publicar un comentario.

[ Netiquette: Protocolo de publicación de comentarios ]

(Si no dejó aquí ningún comentario anteriormente, quizás necesite aprobación por parte del administrador del sitio, antes de que el comentario aparezca. Hasta entonces, no se mostrará en la entrada. Gracias por su paciencia).

Copia las dos palabras de la imagen en la casilla correspondiente: