« Diciembre 2015 | Inicio

Enero 03, 2016

La ausencia de mito* de Georges Bataille y un anuncio de inicio de año

humancannonball1.jpg
El espíritu que determina este momento del tiempo necesariamente se consume –e íntegramente extendido desea esa consunción. El mito y la posibilidad del mito se deshacen: sólo subsiste un vacío inmenso, amado y miserable. La ausencia de mito quizás sea ese suelo, inmutable bajo mis pies, pero quizás en seguida ese suelo desaparezca.

La ausencia de Dios no es la clausura: es la apertura del infinito. La ausencia de Dios es más vasta, es más divina que Dios (ya no soy por ende Yo, sino una ausencia de Yo: esperaba ese escamoteo y ahora soy jovial y sin medida).

En el vacío blanco e incongruente de la ausencia, viven inocentemente y se deshacen mitos que ya no son mitos, cuya misma duración revelaría su precariedad. Al menos la pálida transparencia de la posibilidad tiene un sentido perfecto: como los ríos en el mar, los mitos, perdurables o fugaces, se pierden en la ausencia de mito, que es su duelo y su verdad.

La decisiva ausencia de fe es la fe inquebrantable. El hecho de que un universo sin mito sea un universo en ruinas –reducido a la nada de las cosas– al privarnos de ello equipara la privación con la revelación del universo. Si al suprimir el universo mítico hemos perdido el universo, esto mismo une a la muerte del mito la acción de una pérdida reveladora. Y actualmente, porque un mito ha muerto o muere, vemos mejor a través de él que si viviera: es el despojamiento lo que perfecciona la transparencia, y es el sufrimiento lo que nos vuelve joviales.

“La noche es también un sol” y la ausencia de mito es también un mito: el más frío, el más puro, el único verdadero.


* De La felicidad, el erotismo y la literatura. Trad, Silvio Mattoni, Adriana Hidalgo Editora, Buenos Aires, 2008.

--------------

Con la evocación de esta ausencia y porqué no esa jovialidad -cuya potencia reside precisamente en el vacío absoluto, la página en blanco, el espacio en el que todo puede volver a estallar en posibilidades- de este hermoso texto de Bataille queremos anunciar a nuestros lectores el fin de los envíos dominicales desde Salonkritik pero que seguirá como siempre en línea para su consulta.

Desde el primer día de enero de 2010, en que comenzamos a realizar el envío de las columnas Domingo Festín Caníbal, vosotros mejor que nadie lo sabéis: han sido seis años duros. Pero también, dentro de su dureza, de una enorme presencia, solidaridad y de momentos de enorme dicha. Precisamente estos han sido la motivación de sostenernos durante todo este tiempo. Ha valido la pena por todo lo que aquí se ha honrado, pero sobre todo por el sostenimiento de la comunidad interesada en su propio devenir.

Una vez más, como en todo inicio, llega la hora de saltar a lo desconocido y entregarse a esa “noche luminosa” a la que alude Bataille, en la que el sol sigue brillando, aunque no lo veamos ;-)

Pronto les haremos llegar el anuncio de nuestro próximo proyecto! con el que esperamos no sólo seguir con las reflexiones acerca del devenir cultural tanto en España como en México y otros países, sino que esperamos hacerlo con algunas buenas sopresas, honrando siempre nuestra herencia.

Me gustaría expresar un enorme agradecimiento a todas las personas que habéis colaborado durante todos estos años y habéis hecho posible Salonkritik: a los lectores que no han dejado de sumarse hasta hoy y son quienes nos animan a seguir y que activan y dan sentido a los textos, a nuestros comprometidos colaboradores y las instituciones que desde un principio nos brindaron su apoyo, en especial al Cendeac, a Fundación Telefónica y al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Me resulta imposible nombrar a todas las personas que han colaborado, sin embargo, haré un intento.

María Auxiliadora Álvarez, Carlota Álvarez, Carlos Arriola, Jesús Andrés, Nerea Ayerbe, Mario Bellatin, Carlos Bueno Vera, Juan Cárdenas, Andrés Carretero, Rafael Cippolini, Ernesto Castro, Fernando Castro, Esperanza Collado, Sergio Chejfec, Roberto Cruz Arzábal, Safaa Fathy, Aurora Fernández Polanco, Eloy Fernández Porta, Juan Francisco Ferré, Néstor García Canclini, Andrea Giunta, Francisco Godoy, Daniel González Dueñas, Irmgard Emmelhainz, Alan José, Pierre Elie Mamou, Martí Manen, Sergio Martínez Luna, Diego Mas Trelles, Mariano Mayer, Aitor Méndez, Bárbaro Miyares, J. S. De Montfort, Philippe Ollé-Laprune, Jaime Osorio, Carlos Ossa Swears, Cristian Palazzi, Carlos Pardo, Alan Pauls, Marta Peirano, Patricio Pron, Marcela Quiroz, Sarah Raymundo, Carlos Rod, Monserrat Rodríguez, Rafael Rodríguez, Suset Sánchez, Vega Sánchez, Daniel Silvo, Fabio Vélez, Orlando Victores Gattorno, Carlos Vidal Tenes…

Y muy especialmente a Miguel Ángel Hernández Navarro, Luis Francisco Pérez, Francisco Jarauta, Armando Montesinos y David García Casado.

A todos vosotros nuestro mayor agradecimiento y nuestros mejores deseos para este inicio de año.

María Virginia Jaua